Niños de tres años que se portan mal

Mientras que los berrinches son comunes en la mayoría de los niños de tres años de edad, una respuesta parental calmada y rápida desalienta los malos comportamientos. La prevención y reforzamiento de las conductas positivas son las mejores intervenciones; sin embargo, los berrinches periódicos son aún inevitables, sin importar cuán vigilante es el padre. Familiarízate con una variedad de estrategias para tratar los comportamientos problemáticos del niño.

Berrinches

Un berrinche ocurre cuando un adulto establece límites que no le gustan a un niño de tres años. El berrinche es una expresión de frustración y enojo, así como un medio para manipular. Responde al berrinche de un niño mediante la eliminación de objetos punzantes o peligrosos alrededor. Ignorar el berrinche pues cualquier atención, ya sea de enojo o risa, solo reforzará este comportamiento negativo. Una vez que el niño se haya calmado, dile que estás orgulloso de él por tranquilizarse. Enfatízalo afirmando que a veces escuchamos cosas que no nos gusta; explica que, aunque entiendes que estaba triste, un berrinche no es buen comportamiento. Con el tiempo, tu hijo aprenderá que las rabietas son una forma ineficaz de manejar sus sentimientos y de manipularte.

Morder

Para un niño pequeño, morder es una expresión de frustración, una manera de comunicar o un hábito autoestimulante. Enseña a tu hijo a expresar sentimientos de una manera distinta de morder como expresar sus sentimientos verbalmente o dibujar una imagen de cómo se siente. Busca signos que tu hijo se está frustrando y ayúdalo a etiquetar sus sentimientos al hacer declaraciones tales como, "Parece que te estás enojando".

Golpear

Los niños frustrados arremeten físicamente porque son ineficaces al solucionar problemas; medios más calmados de resolver los problemas no son obvios para ellos. Si tu hijo golpea a otro niño, retira inmediatamente a la víctima de la situación. Manda al niño en un tiempo de espera; es probable que el tiempo a solas lo ayude a calmarse. Los padres deben identificar los modelos a seguir en el ambiente del niño que podrían promover conductas agresivas y trabajar con la familia como una unidad para controlar la ira sin agresión física.

Responder

Un niño de tres años que está aprendiendo a expresar su independencia a menudo responde cuando está expresando su desacuerdo con las reglas de los padres. Ignora esta contestación para reforzar tu poder sobre el niño; discutir con el niño envía un mensaje inadvertido de que los límites son negociables. Elogia a tu hijo durante los momentos cuando sigue las reglas y límites parentales sin contestar. Tu hijo aprenderá finalmente que una respuesta positiva recibe elogios y contestar mal es una pérdida efectiva de su tiempo.

Más galerías de fotos



Escrito por brenda scottsdale | Traducido por paulina illanes amenábar