¿Los niños están seguros al entrar a la escuela?

La escuela debe ser un ambiente seguro donde los padres y los estudiantes se sientan seguros de que no va a producir una noticia digna de crisis. Desafortunadamente, según el Consejo Nacional de Prevención del Delito, los estudiantes entre las edades de 12 y 18 años fueron víctimas de más de dos millones de delitos en 2001. Aunque los crímenes más violentos son los que aparecen en los titulares de los medios, los incidentes más comunes se relacionan con el robo, intimidación, amenazas, agresiones verbales y grafitis de odio relacionados.

La familiaridad con la cultura de grupo y abordar sus problemas

Una cultura de grupo violento, si se trata de bandas o pandillas, puede ser destructiva. Cuando los administradores escolares están familiarizados con las culturas de grupo de la escuela, pueden tomar medidas para poner remedio a los problemas sociales. Mediante la creación de un entorno que esté libre de intimidación, los temas de acoso y las burlas intimidatorias se hacen públicas y claramente definidas como inaceptables. Cuando una escuela ofrece a los estudiantes las herramientas necesarias para resolver problemas y comunicarlos de una manera sana,la intimidación y la violencia se reportan de forma simple y confidencial, y se refiere los niños con problemas y a los jóvenes a los servicios profesionales, los jóvenes tienen más probabilidades de resolver los conflictos de una manera que implican la violencia o la coerción.

Una cultura de inclusión

La mayor parte de la violencia que se da en las escuelas es de uno de los compañeros. Promover la civilidad y el respeto mutuo puede ayudar a reducir la agresividad a la que los estudiantes están expuestos e imitan. The Hamilton Fish Institute informa que cuando se habla de la inclusión de pares, especialmente con los niños, es importante enseñar a los niños cómo separar su vida de la representación mediática de la falta de respeto, la justicia y la violencia interpersonal. Cuando las escuelas ofrecen a los niños y jóvenes expectativas claras de comportamiento y reglas, y hacen cumplir sistemáticamente estas normas, pueden disfrutar de un ambiente escolar seguro.

Participación de los Padres

Los padres pueden ser defensores instrumentales en lo que respecta a la seguridad de los estudiantes. Debido a que viven en el barrio que los rodea, los padres tienen experiencia de primera mano los retos de seguridad locales y la cultura de la comunidad. Además de la formación de los grupos de asesoramiento de seguridad escolar, los niños están más seguros en las escuelas cuando sus padres les enseñan cómo responder frente al hostigamiento, acoso y las burlas de una manera que no se agrave la situación de la violencia física. Según el Instituto Hamilton Fish de la Universidad de George Washington, los niños también están más seguros en la escuela cuando los padres que poseen armas se comprometen a mantenerlas descargadas y bajo llave en una caja fuerte, así como la enseñanza a toda la familia acerca de seguridad de la pistola y de la santidad de la vida.

Diseño de escuela inteligente y Segura

El diseño de un edificio de escuela puede crear una gran diferencia en su seguridad. Las officinas céntricas, por ejemplo, hacen que sea más fácil de encontrar un acceso desde las diferentes áreas del campus. Al monitorear los patrones de tráfico de pie, los administradores pueden eliminar los puntos muertos y rincones, y proveer suficiente supervisión de un adulto, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades. Además, el uso de la tecnología para ayudar a la seguridad de la escuela, dando a los maestros una manera de comunicarse con la oficina principal sin salir del salón de clases, y el empleo de oficiales de recursos escolares, mantiene a los niños seguros en la escuela sin necesidad de cambiar el edificio en una fortaleza.

Más galerías de fotos



Escrito por flora richards-gustafson | Traducido por sandra magali chávez esqueda