Cómo conseguir que los niños sean reverentes

En términos religiosos, la reverencia es el sentimiento de admiración, respeto y amor hacia algo sagrado. Según "Knollwood Church of Christ" (la Iglesia Knollwood de Cristo), a medida que una persona es más reverente, mejor es su carácter. Esta es una de las razones para enseñar a tus hijos a ser reverentes. De igual forma enseñar reverencia a los niños también les proporciona la capacidad de encontrar a Dios dentro de sí mismos y a adorar de la manera en que pretende la iglesia.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Instrucciones

  1. Establece un tono reverente para que tus hijos consideren a la iglesia una parte poderosa y positiva de sus vidas. Los niños aprenden respeto cuando te ven acudir a tu iglesia y a la comunidad con una actitud alegre y adecuada, como se señala en un artículo de 1992 en "Noticias de la Iglesia", una publicación de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días. Habla muy bien de tu iglesia y haz un esfuerzo para demostrar tu entusiasmo mientras tú y tus hijos se preparan para asistir al culto.

  2. Exige a tus hijos que vistan apropiadamente para la celebración eclesiástica. Según la Iglesia Knollwood de Cristo, una manera fácil de enseñar reverencia a los niños es exigiéndoles que se vistan apropiadamente para el servicio, incluso si tu iglesia tiene una actitud relajada. Por ejemplo, usar pantalones vaqueros y sandalias en la iglesia y permitir a tus hijos que hagan lo mismo no es una manera de mostrar respeto por la religión. Cuidar lo que vistes y enseñar a tus hijos a hacer lo mismo es un signo de respeto por Dios y la Iglesia lo cual es una parte importante de ser reverentes.

  3. Ora con tus hijos. Cuando te tomas el tiempo para rezar con tus hijos, les estás enseñando a respetar a Dios y a mostrar su amor por él. Por ejemplo, puedes esforzarte por pasar unos minutos cada noche orando con tus hijos antes de irte a la cama. También puedes decir siempre una oración antes de disfrutar una comida o a cualquier otra hora que sientas que es apropiado.

  4. Lee la Biblia con tus hijos. Cuando te tomas el tiempo para leer la Biblia, les estás enseñando a tus hijos reverencia por la Palabra de Dios. También les estás ayudando a aprender a amar las Escrituras para que sigan leyendo la Biblia durante toda su vida.

Más galerías de fotos



Escrito por tiffany raiford | Traducido por jane laury