Cómo hacer que los niños pequeños vayan a dormir después de una película de terror

Las imágenes de miedo en las películas pueden parecer especialmente horripilantes para los niños entre las edades de 2 y 7, según el sitio web del Sistema de Salud de la Universidad de Míchigan. Además, es difícil de aliviar los temores de tu hijo, con simplemente decirle que la película no era real, ya que podría no tener una sólida comprensión de la diferencia entre la realidad y la fantasía. Si sus pequeños ojos y oídos vieron y oyeron demasiado en la pantalla, puedes tener dificultades para conseguir que se duerma cuando es hora de dormir.

Nivel de dificultad:
Moderado

Instrucciones

  1. Habla acerca de los temores que tu hijo está teniendo que hacen que se mantenga despierto. Hazle preguntas abiertas para facilitar una conversación, como: "¿Qué es exactamente lo que asusta?". La identificación de los temores de tu hijo y escucharlo mientras habla acerca de ellos le da la oportunidad de expresar sus temores, señala el sitio web de la Clínica Cleveland. Además, cuando tu hijo está hablando de sus miedos, asegúrate de no burlarte de ellos.

  2. Asegura a tu hijo de que nada de la película de terror le puede hacer daño o es una realidad. No le digas que vas a matar un monstruo, matar a un dragón o cuidar de los chicos malos, ya que si lo haces, en realidad estás reforzando su existencia y no quieres hacer eso. En cambio, dile a tu hijo que está a salvo y que la película era una historia imaginaria que no era real y que nada en la historia le puede hacer daño.

  3. Mete a tu hijo en la cama después de una rutina tranquila y reconfortante. Dale abrazos y besos, historias y apriétalo. Enciende una luz de noche, proporciona un objeto de seguridad y deja la puerta abierta de tu hijo para proporcionar un poco más de seguridad.

  4. Tranquiliza a tu hijo si llora o se queja. Ayuda a pensar acerca de las actividades y situaciones positivas y agradables, como una divertida excursión que hace poco hizo o algo especial que has planeado en un futuro próximo, sugiere el psicólogo David D. O'Grady de O’Grady Psychology Associates. También, llama la atención de tu hijo hacia los aspectos reconfortantes de su habitación o la cama, como los animales y juguetes rellenos especiales.

  5. Ofrece quedarte con tu hijo si está asustado y llorando, sentada en el suelo o en una silla cerca de la cama hasta que se duerma, recomienda el Centro del Sueño UCLA. Siéntate en silencio con tu niño para tranquilizarlo y darle seguridad para ayudarle a conciliar el sueño. Todas las noches, mueve tu silla a la puerta para que en el transcurso de una a tres semanas, ya hayas terminado de estar con tu hijo. En este momento, deja la puerta abierta y dile a tu hijo que vas a verlo periódicamente mientras se duerme para proporcionar cierta seguridad.

Más galerías de fotos



Escrito por kathryn hatter | Traducido por daniela laura arjones