Niños pequeños con problemas de alimentación debido a la textura

La mayoría de los niños pequeños son caprichosos, al menos en algún momento de su desarrollo. Es normal que se resistan a nuevos alimentos y que prefieran los que tienen ciertas texturas, aunque el tipo de comida que le guste a tu niño pequeño puede cambiar de día a día. Siempre que coma una variedad de alimentos durante el curso de una semana, probablemente estará saludable. Sin embargo, algunos niños pequeños son especialmente sensibles a las texturas y los aromas de los alimentos. Si la sensibilidad de tu hijo a la textura de la comida hace que no pueda disfrutar de una dieta equilibrada y causa problemas en su crecimiento o aumento de peso, puede tener una sensibilidad exagerada relacionada con la textura de la comida.

Causas

La mayoría de la gente, especialmente los niños pequeños, tiene diferentes niveles de sensibilidad a la entrada sensorial. Un niño puede llorar por un sonido fuerte que otro niño ni siquiera nota. Un niño puede comer felizmente una amplia variedad de comidas mientras que otro tiene que quedar expuesto a nuevos alimentos muchas veces antes de probar de comerlas. Los caprichos a la hora de comer es sólo un problema si interfiere con la capacidad de tu niño pequeño de comer una dieta saludable. Si tu niño se niega consistentemente a todos los alimentos excepto a líquidos o comidas de bebé muy suaves, puede tener sensibilidad exagerada a la textura. La sensibilidad exagerada al ingreso de sensibilidad oral es un problema común para niños con otros diagnósticos como trastorno de déficit de atención. Cuando la sensibilidad sensorial existe independientemente de otros retrasos de desarrollo, a menudo se diagnostica como trastorno de proceso sensorial.

Consideraciones

Un niño pequeño que no quiere comer alimentos de diferentes texturas puede no comer lo suficiente para mantener una dieta equilibrada y cumplir con todas sus necesidades nutricionales. Esto puede desencadenar problemas en el crecimiento y el aumento de peso e incluso fallas para desarrollarse. Si tu hijo es pequeño o tiene un percentil de crecimiento bajo en la tabla para su edad, esta no es en sí misma una preocupación, especialmente si los dos padres son pequeños en promedio. Sin embargo, si su patrón de crecimiento cae demasiado bajo del percentil con el paso del tiempo, sí es una preocupación. Por ejemplo, si siempre estuvo en el percentil 20 para el peso en las tablas de crecimiento como bebé, pero cae al percentil 10 después de comenzar a como alimentos texturados, entonces su crecimiento puede ser una preocupación.

Tratamiento

El tratamiento para la sensibilidad oral se encara mejor con la supervisión de un terapeuta ocupacional. Sin embargo, tú puedes ayudar a tu hijo a que aprenda a disfrutas de los nuevos alimentos con muchas actividades simples en casa. Estimula a tu hijo a que juegue con la nueva comida incluso aunque al principio no la quiera comer. Si prefiere las texturas suaves, intenta moler los nuevos alimentos para que se familiarice primero con el gusto. Utiliza distracciones como canciones e historias, durante las comidas para ayudarlo a disfrutar de las comidas familiares y a prestar menos atención a lo que está comiendo. Estimúlalo a que mastique el nuevo alimento y dale opciones sobre qué comida nueva probar. Déjalo que utilice sus aderezos favoritos como quiera, especialmente con los nuevos alimentos. Evita ofrecer una comida que sea totalmente nueva: siempre incluye un alimento que el niño ya conozca y que le guste pero ofrécele primero el nuevo cuando tiene hambre y puede estar más tentado a probarlo.

Pronóstico

La mayoría de los niños pequeños acrecientan su resistencia a los alimentos de diferentes texturas. Si tu hijo es un comensal exigente pero puede comer una dieta general equilibrada entonces probablemente crezca para que le guste una variedad de alimentos siempre que continúes ofreciéndoselos. Si tiene sensibilidad oral, puede necesitar ayuda adicional como terapia para superar esta sensibilidad textil.

Más galerías de fotos



Escrito por lisa baker | Traducido por aldana avale