¿Pueden los niños padecer una sobredosis de vitamina C?

De las fresas frescas al zumo de naranja y aperitivos de frutas multisabores, los niños reciben vitamina C de diversas fuentes. Un antioxidante conocido para acortar la duración del resfriado común, la vitamina C ayuda al crecimiento y mantenimiento de los tejidos del cuerpo. Los niños necesitan comer alimentos llenos de vitamina C debido a que el cuerpo no produce la vitamina por sí sola. Gracias a las historias de piratas que no tenían acceso a las frutas y verduras, mientras se encontraban en el mar, el escorbuto es un efecto secundario bien conocido de lo que ocurre cuando hay muy poca vitamina C en la dieta, pero pocas personas conocen los efectos del exceso de vitamina C.

La sobredosis es posible, pero poco probable

Aunque es muy poco probable, un niño puede recibir una sobredosis de vitamina C si se toma una "megadosis" de un suplemento vitamínico que supere con creces el nivel máximo de consumo tolerable para su edad. Una sobredosis puede dar lugar a síntomas de la enfermedad, pero no es tóxica y no requiere atención de emergencia. En la mayoría de los casos, no tienes que preocuparte acerca de que tu hijo tenga una sobredosis de vitamina C debido a que el cuerpo no almacena la vitamina. Aunque tu niño reciba una dosis alta de vitamina C a través de los alimentos y los jugos y tome un suplemento que contenga vitamina C, es probable que expulse la cantidad extra de vitamina C al orinar.

Recomendaciones de dosificación según la edad

La Food and Nutrition Board at the Institute of Medicine establece recomendaciones para las vitaminas y los minerales. Para la vitamina C, los niños de edad 0 a 6 meses necesitan 40 miligramos al día, mientras que los niños de 7 a 12 meses de edad necesitan 50 miligramos al día. Los niños de 1 a 3 años necesitan 15 miligramos al día, los que entre 4 y 8 años necesitan 25 miligramos al día y los niños de 9 años a 13 necesitan 45 miligramos diarios. Para las edades de 14 a 18, las niñas deben consumir 65 miligramos cada día y los niños deben consumir 75 miligramos cada día.

Niveles tolerables de ingesta

A menos que tu médico le haya recomendado una dosis específica de vitamina C para combatir el escorbuto después de una severa deficiencia de vitamina C, un niño sano no debe exceder los niveles tolerables de ingesta máxima para su edad. La UL es de 400 miligramos al día para niños de 1 a 3 años de edad y 650 miligramos al día para los niños de 4 a 8 años de edad. Para niños de 9 a 13 años, la UL salta a 1.200 miligramos al día. La UL es de 1.000 miligramos por día para todos los adolescentes de 14 a 18 años de edad. LaU.S. Food and Nutrition Board of the institute of Medicine no ha establecido niveles tolerables de ingesta máxima para los recién nacidos, ya que deben obtener toda la vitamina C a través de la leche materna, una fórmula o mediante los alimentos.

Las complicaciones de la vitamina C

Una sobredosis de vitamina C puede causar complicaciones que, en su mayor parte, pueden hacer que tu niño se sienta mal e incómodo, pero no le causará un daño grave. Los efectos secundarios de sobredosis incluyen náuseas, vómitos, diarrea, ardor de estómago, calambres abdominales, dolor de cabeza e insomnio. Una sobredosis de vitamina C también puede aumentar el riesgo de cálculos renales. Tu hijo tiene más probabilidades de tener deficiencia en vitamina C que consumir demasiada, con efectos secundarios que incluyen un sistema inmunológico debilitado, la curación lenta de las heridas, moretones, piel seca y el pelo, hemorragias nasales y el sangrado y las encías inflamadas.

Más galerías de fotos



Escrito por ivy morris | Traducido por luis eduardo barbosa