¿Los niños necesitan más tiempo para la clase de gimnasia?

En los últimos 30 años, los avances en tecnología y los cambios en el estilo de vida de las personas han llevado a que muchos adultos y niños tengan vidas más sedentarias al permanecer sentados frente al televisor, computadora, juegos de vídeo y dispositivos móviles. Durante ese lapso de tiempo, el rango de obesidad infantil en América se ha triplicado y cerca de uno a tres niños tienen sobrepeso u obesidad. Con los recortes en el gasto federal para la educación junto con estándares de competencia académicos, las clases de gimnasia pueden ir quedando en el pasado. Para detener el avance de la obesidad infantil, deben modelarse programas fuertes de educación física y actividades en la vida diaria, junto con elecciones saludables de alimentos y bebidas, tanto en la escuela como en el hogar.

Obesidad infantil

De acuerdo con la Asociación Americana del Corazón (AHA por sus siglas en inglés), en 2009 cerca de 10 millones de niños y adolescentes de edades entre 6 y 19 años son considerados obesos. Algunos expertos en salud estiman que para el 2015, el 75% de los adultos tendrá sobrepeso y el 45% obesidad. Uno de cada cuatro niños no participa en actividades físicas de cualquier tipo y la juventud típica americana pasa de cuatro a cinco horas al día viendo televisión, usando la computadora o jugando juegos de vídeo. De acuerdo con la primera dama de Estados Unidos, Michelle Obama, con su campaña "Let's Move!" si la obesidad infantil no se resuelve, un tercio de todos los niños nacidos en el año 2000 o posterior sufrirán de diabetes en algún momento de sus vidas, mientras que otros se enfrentarán a problemas crónicos de salud relacionados con la obesidad como enfermedad cardíaca, presión sanguínea alta, cáncer y asma.

Ejercicios recomendados

La AHA recomienda que los niños de primaria participen en al menos 60 minutos de actividad física moderada a intensa cada día, y es razonable que 30 de esos minutos ocurran en la escuela. A nivel nacional, se recomienda que estos estudiantes tengan 150 minutos de actividad física por semana y los estudiantes de educación secundaria 225 minutos a la semana.

Falta de clases de gimnasia

Desafortunadamente, la falta de clases de gimnasia en muchas escuelas del país, aumenta el problema de la obesidad infantil. 92 por ciento de las escuelas primarias no tienen clases de educación física diarias durante el año, y menos de un cuarto de los estudiantes de secundaria toman éste tipo de clases, según la Fundación Clinton (Clinton Foundation).

Estadística

Muchas fundaciones y campañas, como la Clinton y Let's Move!, junto con la AHA, enlistan muchos hechos y en ocasiones sorprendentes, sobre la obesidad infantil. Entre ellos se encuentran los siguientes: De todas las muertes en los Estados Unidos debido a enfermedades crónicas, el 23 por ciento se relaciona con estilos de vida sedentarios. Un estudio reciente mostró que la placa que se acumula en las arterias del cuello de niños obesos es similar a los niveles vistos en adultos de mediana edad. Los reportes militares de E.U. indican que el 27 por ciento de americanos jóvenes tienen demasiado sobrepeso para unirse, y cerca de 15.000 reclutas potenciales fallan sus exámenes físicos cada año debido a que pesan demasiado. El costo indirecto de la obesidad, como días perdidos de trabajo y futuras pérdidas de ingresos, se han estimado en US$56 billones al año. Los niños tratados por obesidad son casi tres veces más costosos para el sistema de atención de salud que los niños de peso normal. Las personas con un exceso de peso importante pasan más tiempo en cuidados de salud que los fumadores.

Cómo pueden ayudar las clases de gimnasia

Tener un programa de educación física para todos los estudiantes que incluya una condición válida, mejoras cognitivas y afectivas, y tiene el equipo y las facilidades apropiadas, puede mejorar el bienestar y la salud de los estudiantes. También se recomienda que las clases de educación física requieran que los estudiantes sean más activos en actividades moderadas a intensas por al menos media clase y las escuelas no deberían permitir exenciones o sustitutos de la educación física para que los estudiantes opten a favor de otras clases o pruebas estandarizadas.

Más galerías de fotos



Escrito por lance fuller | Traducido por arcelia gutiérrez