Niños con manos resecas

La piel reseca, condición también conocida como xerosis, es un problema temporal que se puede tratar de manera casera con facilidad. A menudo los niños experimentan esta condición, ya que con frecuencia están expuestos a factores que contribuyen con la deshidratación de la piel.

Identificación

La mayoría de las personas experimentan resequedad en las manos en algún momento de la vida, de modo que los síntomas son bastante reconocibles. La piel puede tener una apariencia áspera y sin brillo; puede haber descamación o desprendimiento de algunas zonas de la piel. Los niños pueden sufrir picazón e irritación en las manos, o simplemente experimentar una sensación general de malestar. En el peor de los casos, las manos pueden agrietarse o incluso sangrar.

Causas

Dos de las principales causas que generan resequedad en las manos provienen de las influencias ambientales y de la higiene. Según informa la University of Iowa, la condición de resequedad empeora durante los meses invernales, porque el aire no genera humedad que pueda penetrar en la piel. En general las manos están expuestas a diferentes situaciones climáticas, como viento, frío y sol, situación que puede causar resequedad en la piel. Lavarse las manos con regularidad es ideal para la salud de los niños, aunque esta práctica también puede resecar las manos. Los baños calientes también pueden deshidratar la piel.

Tratamiento

Para tratar la resequedad en las manos, aplica una capa abundante de crema humectante con frecuencia. Según la American Academy of Family Physicians, aplicar vaselina sobre las manos resecas aporta una cantidad suficiente de hidratación para tratar la resequedad. Además, las cremas con hidrocortisona pueden ayudar a calmar la picazón si el humectante sólo no funciona. Aplica una capa gruesa de vaselina sobre las manos del niño cada noche y haz que duerma con guantes, de esta forma la humectación permanece en las manos. En la mayoría de los casos podrás notar una mejoría a la mañana siguiente.

Prevención

La crema humectante no sólo sirve para tratar la resequedad de la piel, sino que también la previene. Sin embargo, como la untuosidad de una capa gruesa de vaselina sobre la piel puede generar una sensación de incomodidad en las manos que aún no están resecas, es preferible usar una crema para manos de venta libre. No se debe reducir la cantidad de veces que el niño se lava las manos, ya que este procedimiento aporta demasiados beneficios saludables para la lucha contra la gripe y otras infecciones virales y bacterianas contagiosas. También debes asegurarte de aplicar una crema sobre las manos de tu hijo después de que se las lava. No dejes que se bañe con agua demasiado caliente, ya que de esta forma se pierden los aceites que protegen a la piel. Utiliza un humidificador en la vivienda durante los meses de invierno para mantener la humedad en el ambiente.

Consideraciones

Haz que tu hijo siempre tenga las manos limpias para reducir los riesgos de infecciones que puedan penetrar las capas más profundas de la epidermis. Si el niño experimenta demasiada comezón y si como consecuencia no puede dormir, le sangran las manos y siente dolor, debes buscar asistencia profesional del médico de cabecera o de un dermatólogo.

Más galerías de fotos



Escrito por melissa mcnamara | Traducido por vanesa sedeño