Cómo hacer que los niños limpien por su cuenta

Sus habitaciones son desastrosas. Encontrarás la ropa sucia en el suelo, los juguetes esparcidos por todas partes y comida no identificable en platos metidos debajo de las camas. Los niños pueden ser patanes y los padres se pueden volver locos tratando de conseguir que sus hijos limpien por su cuenta. Todo el acoso, adulación y amenazas del mundo no parece ayudar. Los niños tienen una capacidad excesiva para olvidarse de todo lo que sus padres quieren que oigan. Aprende algunas técnicas eficaces para hacer que tus hijos pongan atención y se pongan en forma.

Nivel de dificultad:
Moderada

Instrucciones

  1. Organiza tu casa para que sea más fácil que los niños la limpien ellos mismos. Puedes hacer esto asegurándote de que cada elemento tenga su lugar. Por ejemplo, es posible que debas conseguir cajas, cajones bajo cama, cestas de la ropa, estantes y bastidores.

  2. Inicia un día de limpieza asignándoles tareas a tus hijos e insísteles que las hagan. Quita los reproductores digitales de música, computadoras, juegos de video y todos los demás privilegios hasta que toda la casa esté limpia. Explícales a tus hijos que tendrán que limpiar ellos mismos para que la casa quede ordenada.

  3. Haz un horario en que los niños tengan ciertas responsabilidades cuando se levanten por la mañana, después de la escuela y antes de acostarse. Por ejemplo, en las mañanas, pueden hacer la cama, lavar tus platos del desayuno y organizar sus baños después de prepararse para la escuela. Pon tu plan por escrito para que los niños sepan exactamente lo que esperas de ellos.

  4. Quítales a tus hijos los privilegios cuando dejen de limpiar. Se firme y consistente. Si le dice a tu hijo que no puede ir al cine el sábado porque no hizo sus tareas durante la semana, no te rindas y no lo dejes ir. De igual forma, resiste la tentación de permitirle que limpie el sábado por la mañana y luego salga, ya que desarrollara un patrón de no limpiar hasta que le den una recompensa.

  5. Sé firme cuando se trate de que tus hijos organicen por sí mismos. No dejes que la casa vaya se te salga de las manos antes hablarles a los niños y exigirles que hagan las tareas. En lugar de esto debes estar al tanto de las cosas para que la limpieza se convierta en parte de su vida cotidiana. No tendrás que regañarlos más porque organizar se habrá convertido en algo automático.

Consejos y advertencias

  • Si tus hijos son pequeños, pon fotos de artículos en los contenedores que correspondan con lo que los más pequeños puedan colocar allí para mantener el orden cuando usen sus juguetes.

Más galerías de fotos



Escrito por lisa mooney | Traducido por katherine bastidas