Cómo hacer que los niños se diviertan al caminar con raquetas de nieve (snowshoeing)

No importa si el suelo está cubierto de nieve, con un par de raquetas de nieve tu familia podrá explorar los lugares que más disfrutan cuando salen de casa; las raquetas son el único equipo especializado que necesitan para esta actividad invernal. A pesar de que por lo general los niños aprenden rápidamente la técnica para caminar con ellas, aún así tu pequeño puede aburrirse. Que disfrute la actividad dependerá de muchos factores en tus manos, desde la ropa que le pongas hasta lo que hagan cuando se pongan las raquetas.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Necesitarás

  • Ropa cálida
  • Raquetas de nieve
  • Bastones (poles)

Instrucciones

  1. Arropa a tu hijo con ropas cálidas que le permitan moverse con facilidad, ya que si tiene frío o no puede moverse no disfrutará la caminata con raquetas. Escoge una chamarra y pantalones especiales para la nieve, diseñados para ser impermeables y evitar la entrada de corrientes de aire. Debajo de esta ropa coloca más capas de mangas largas para que puedas retirar las capas superiores conforme tu niño se acalore con la actividad. Vístelo con telas sintéticas o de lana en vez de algodón, con el objetivo de que el sudor se mantenga apartado de su piel.

  2. Complementa su atuendo con zapatos cómodos y raquetas de nieve que se le ajusten bien al pie para que pueda moverse con libertad. Ayúdate de las correas de las raquetas para maximizar su ajuste. REI vende ropa deportiva para actividades al exterior de casa y recomienda que los niños de más de 80 libras de peso utilicen raquetas para mujer. Si le compras bastones a tu niño asegúrate de escoger un tamaño que permita que sus brazos descansen en un ángulo de 90 grados cuando sujete las empuñaduras.

  3. Comiencen recorriendo un sendero corto y cercano a casa con sus raquetas de nieve, para que tu niño pruebe un poco de esa actividad invernal. Si te decides por una larga caminata tu pequeño posiblemente se aburrirá y querrá regresar antes de lo que tenías previsto.

  4. Planea las caminatas sobre la nieve con tu hijo. Pregúntale a dónde le gustaría ir a explorar cuando el suelo está cubierto de nieve. Tal vez quiera recorrer su campamento favorito, que normalmente ve sólo en verano. Seguramente tu pequeño se emocionará mucho más con la actividad si lo involucras en el planeamiento.

  5. Invita otra familia a unírseles o a un amigo de tu hijo si te sientes cómoda vigilándolo. Los niños, especialmente los más grandes, disfrutan más caminando sobre la nieve cuando tienen la compañía de otros de su edad.

  6. No camines tan rápido con tus raquetas. A la mayor parte de los niños les gusta explorar, así que repárate para avanzar lentamente por el sendero para darle a tu hijo el tiempo que necesite. Señálale objetos interesantes que encuentres, como patrones en la nieve o huellas de animales.

  7. Planea un juego de búsqueda que debe llevarse a cabo portando raquetas de nieve. Escribe una lista de objetos que probablemente verán, como venados o un árbol imperecedero.

  8. Jueguen a ser animales que caminan por la naturaleza en medio del invierno. Pídele a tu niño que imite el movimiento del animal como se lo imagine, y pueden añadir sonidos animales que aumenten la emoción de tu hijito.

Consejos y advertencias

  • Lleva con ustedes agua y algo de comer, especialmente si planeas que la caminata sea larga. A pesar de las bajas temperaturas pueden deshidratarse durante actividades físicas como la caminata con raquetas.
  • Una bolsa o mochila a la espalda te resultará muy útil para guardar la ropa de tu pequeño conforme se acalore y quiera quitarse algunas capas.
  • Investiga si es posible rentar las raquetas de nieve si vives cerca de un sitio para hacer ski.
  • El sitio de ski también puede tener áreas para caminar con raquetas de nieve.
  • Evita hacer este tipo de caminata cerca de ríos o estanques donde tu pequeño pueda caerse al agua helada. Ten mucho cuidado si caminan por un sendero con zanjas o un relieve brusco.

Más galerías de fotos



Escrito por shelley frost | Traducido por karly silva