Cómo hacer para que los niños dejen de morderse las uñas

Morderse las uñas en los niños es una ocurrencia común y suele ser un signo de ansiedad o inseguridad, según el Dr. William Womack, del Department of Child Psychiatry en la School of Medicine en la University of Washington. Mientras este hábito puede ser preocupante para los padres, regañar sólo hará que sea un hábito en la vida de tu hijo. Sólo trabajar con tu hijo puede hacer este hábito en una cosa del pasado.

Nivel de dificultad:
Moderada

Instrucciones

  1. Habla con tu hijo acerca de su hábito de morderse las uñas. Analiza si hay un problema subyacente para resolver con el que puedas trabajar. A veces los niños se sienten ansiosos por el inicio de la escuela, un cambio en la situación familiar, como un nuevo bebé o inminente divorcio, o una gran prueba. Aunque la mayoría de los niños no puedan establecer un vínculo entre estos cambios en su vida y su hábito, puedes ver que el comportamiento disminuye si identificas lo que está haciendo a tu hijo ansioso y trabajar juntos para reducir al mínimo la causa de la ansiedad.

  2. Ponte de acuerdo con tu hijo que es tiempo de dejar el hábito. Una vez que también es molesto para tu hijo, será más capaz de comprometerse a dejar de morderse las uñas. Si tu hijo no está de acuerdo, no hay mucho que se pueda hacer, según el Dr. Paul Kechijian del New York University Medical Center. Él señala que "regañarlos sobre esto sólo empeora la situación".

  3. Establece un contrato que marque que debe dejar de morderse las uñas. Identifica en el contrato cuál es la recompensa, ya sea un cheque todas las noches o un almuerzo especial juntos o si se trata de una recompensa monetaria diaria. Cumple con tu parte del contrato una vez que tu niño consigue lo que han acordado.

  4. Haz que tu niño reciba una manicura. No hay nada más inspirador que las uñas bien cuidadas para iniciar a tu niño en el camino correcto. Y las uñas desiguales en realidad pueden molestar tanto a un niño que va a tratar de cortarlas con los dientes.

  5. Ofrece una alternativa. Prueba con un pedazo de goma de mascar sin azúcar u otra alternativa que tu hijo pueda poner en su boca, si notas que está constantemente auto calmándose al morderse las uñas.

  6. Considera la posibilidad de un sabor amargo. Para algunos niños, el recordatorio de poner sus dedos en la boca y con un mal sabor puede hacer que dejen de morderse las uñas.

  7. Date cuenta de que va a pasarle a la mayoría de los niños. Morderse las uñas es la forma más común de comportamientos nerviosos, de acuerdo con Babycenter.com. Este comportamiento es normal en la mayoría de los niños en edad preescolar, aunque cerca de un tercio de los niños de escuela primaria admiten que continúan con este hábito.

Consejos y advertencias

  • Los niños pequeños, generalmente menores de cuatro años de edad no deberían tener los productos comercializados en sus manos que puede ser doloroso si se frota en sus ojos.

Más galerías de fotos



Escrito por carolyn williams | Traducido por florencia melloni