Cómo hacer que los niños dejen de desperdiciar la comida

Los niños no hacen la conexión entre los alimentos que no comen y tu billetera. Este es un concepto que tienes que enseñarles. De acuerdo con un artículo de 2008 de mayo en "The New York Times", un estudio del gobierno indica que los estadounidenses pierden la friolera de un 27 por ciento de los alimentos que compran. Esta es una triste realidad si se tiene en cuenta todos los niños hambrientos en todo el mundo que van a dormir con hambre por la noche. Pasar un poco de tiempo extra planeando comidas y discutir el tema de los alimentos que se desperdician con tus hijos puede ayudar a acabar con el desperdicio de comida en tu casa.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Instrucciones

  1. Evitar la compra de alimentos que sabes que a tus hijos no les gustan. Una cosa es animar a tus niños a probar nuevos alimentos, pero otra muy distinta es tratar de obligarlos a comer alimentos que con claridad detestan, ya que lo más probable es que acabes tirando la comida al final. Sin embargo, ten en cuenta que a veces los gustos de los niños cambian. Por ejemplo, si un niño odia los guisantes y realmente quieres que le gusten, espera un año, y luego trata de ofrecérselos de nuevo, pero no trates de forzar a un niño a comer si se resiste.

  2. Alimenta a tus hijos con los tamaños de porciones correctas. Puedes preguntar a su pediatra para una guía de tamaño de porción o utilizar la proporcionada por el U.S. Department of Agriculture. Si le das a tus hijos demasiada comida, no serán capaces de terminarse todo en sus platos. Esto probablemente significa que tendrás que tirar lo que no se terminan, lo que es simplemente una pérdida de buena comida. En su lugar, permite que tus hijos tengan una pequeña segunda ración si terminan las porciones adecuadas y aún tienen hambre.

  3. Crea un horario de comidas y apégate a él. Los niños prosperan en la rutina, y si esperan una comida en un momento determinado, son más propensos a sentir hambre y comer lo que se ponga delante de ellos. Si no alimentas a tus hijos a la misma hora, es posible que no tengan hambre en cada comida, lo que podría llevar a desperdiciar la comida que sirvas.

  4. Encuentra nuevas formas de reutilizar las sobras, y dejar que tus hijos vean cómo lo haces. Esta es una forma de predicar con el ejemplo. Cuando tus niños sean testigos de convertir las verduras sobrantes en una sopa o el puré de papas adicionales en una tortita de patata, también crecerán con una apreciación de la reducción de residuos.

Más galerías de fotos



Escrito por alicia bodine | Traducido por verónica sánchez fang