Por qué los niños deberían empezar a practicar baloncesto a una edad temprana

El baloncesto es un deporte accesible tanto para los niños como para los adultos. Aprender habilidades básicas a temprana edad prepara a tu niño para jugar baloncesto o algún otro deporte más tarde en la vida. No todos los niños están física o mentalmente preparados para empezar a practicar deportes a una edad temprana, de modo que habla con su pediatra para que te cerciores de que es seguro y apropiado para él.

Consideraciones de edad


Normalmente los niños practican baloncesto con aros de 6 pies de altura.

Algunos programas de baloncesto están dirigidos a niños desde tan solo cinco años de edad. Para niños pequeños los programas se enfocan en el desarrollo de habilidades básicas y normalmente utilizan aros más bajos a una altura de 6 pies. Normalmente se empiezan a aplicar las reglas al jugar sólo cuando los niños tienen de 7 a 9 años de edad, de acuerdo al sitio de Internet Teach Kids How. En el cuarto o quinto grado muchos niños están listos para jugar baloncesto contra otros equipos.

Acondicionamiento físico


Los niños pueden practicar baloncesto en casa para permanecer activos y mejorar la convivencia con los padres.

Algunos especialistas consideran que los niños de 6 a 17 años de edad requieren practicar al menos una hora diaria de actividad física de intensidad moderada. Los niños deberían participar en actividades físicas de intensidad vigorosa tres días a la semana. Aprender baloncesto permite a los niños incorporar actividad física frecuente en sus rutinas diarias. Además de jugar en canchas de baloncesto supervisados por un entrenador, los niños pueden practicar en casa para permanecer activos.

Capacidad motora


La práctica del baloncesto y otros deportes incide positivamente en todas las demás actividades normales del niño.

Aprender a jugar baloncesto involucra driblar, lanzar, atrapar y girar. Empezar con el entrenamiento de baloncesto a una edad temprana mejora estas habilidades motoras básicas. Los niños pequeños que juegan baloncesto mejoran la flexibilidad, la coordinación de las manos con los ojos y la resistencia. Estas habilidades motoras se transfieren a otras actividades de la vida diaria.

Desarrollo psicológico


La práctica de deportes como el baloncesto ayuda a los niños a relacionarse y comunicarse mejor.

Involucrarse con el baloncesto a una edad temprana ayuda a que los niños se desarrollen psicológicamente. Jugar en un equipo permite que tu niño haga amigos e interactúe con los compañeros del grupo. La participación en equipos deportivos también mejora la capacidad de un niño para comunicar y resolver problemas básicos. Experimentar los beneficios y dificultades de una competencia saludable a una edad temprana prepara a los niños para enfrentar fracasos más tarde en la vida. El baloncesto enseña a los niños habilidades sociales y a planear estrategias que son útiles en la escuela, la casa y en las relaciones con sus compañeros.

Más galerías de fotos



Escrito por aurora harklute | Traducido por josé alcázar.