¿Pueden los niños conectarse por igual a ambos padres?

La relación de tu hijo contigo le puede ofrecer seguridad y ayuda a dar forma a sus futuras relaciones. La base de la conexión y del vínculo comienza cuando nace tu hijo y continúa durante toda su infancia. Si bien puede ser difícil de fomentar la igualdad de conexión con mamá y papá, hay pasos que puedes tomar para asegurarte de que el apego de tu hijo a cada padre sea saludable y beneficioso.

Infancia

Los dos primeros años de vida son la etapa más importante de tu hijo para formar un apego a sus padres. Ellos empiezan cuando es un bebé mientras respondes a sus necesidades en la forma de comodidad, alimentación y cuidado de otras cosas básicas. Según HelpGuide.org, los bebés forman una conexión segura con la persona con la cual pasa la mayor parte del tiempo y cuida de ellos. Es común que la mamá sea el cuidador principal en el comienzo, pero los papás pueden crear vínculos alimentando, cuidadando e interactuando cara a cara con sus bebés.

Vínculo

El vínculo con tu hijo es esencial para la formación de una unión sólida. Asegúrate de que cada padre aprenda a responder a las señales del bebé en la infancia, y luego continúe hablando y jugando con el niño a medida que crece para ayudar a promover una unión igualitaria. Las interacciones cara a cara con mucho contacto visual son una forma efectiva de vínculo. Según Child Welfare Information Gateway, la relación entre los padres ayuda con el desarrollo saludable y el apego, así que asegúrate de fomentar una relación positiva con el otro padre de tu hijo cada vez que sea posible.

Obstáculos

Aunque es tan importante formar un apego con tu hijo, hay varios retos que pueden presentarse, sobre todo en los primeros meses de vida de tu hijo. Si nace prematuro o con problemas de salud, podría tener una estancia hospitalaria prolongada que impide la unión temprana significativa. La depresión posparto puede prevenir la unión durante los primeros meses y, además de las situaciones que implican la adopción. A medida que tu niño vaya creciendo, múltiples cuidadores o estrés o problemas de drogas de uno o ambos padres pueden hacer difícil la unión. Lograr un vínculo con igualdad puede ser difícil si hay conflictos de personalidad entre un padre y el niño, ya que puede sentirse más cómodo y unido a uno de los padres que al otro. Si sientes que hay circunstancias en tu familia que evitan una unión sana y el apego a los padres, habla con el médico de tu hijo sobre las maneras en que puedes trabajar en torno a esas cuestiones.

Consideraciones

Según un estudio de 2012 realizado por investigadores de la Universidad de Iowa, la cercanía con el padre ayuda a los niños a adaptarse mejor en el futuro. Sin embargo, la investigación también encontró que el simple hecho de tener una estrecha unión y conexión con uno de los padres es suficiente para un efecto positivo, y que no hay ningún beneficio adicional de estar estrechamente unido a ambos padres. Aunque ciertamente no es perjudicial para tu hijo estar estrechamente unido a cada padre de familia, trata de no preocuparte si las circunstancias de tu familia impiden algo más que un apego cercano a uno de los padres.

Más galerías de fotos



Escrito por rose welton | Traducido por carlos alberto feruglio