Los niños de 2 años y sus berrinches

Pisotear, patear, morder, rasguñar, pellizcar, gritar y arrojar cosas son todas reacciones características de un berrinche de un niño de dos años. Todos los niños pequeños tienden a tener explosiones incontrolables en esta edad, así que tu hijo no se está portando mal a propósito para hacerte enojar. Hay muchos pasos que puedes seguir cuando tu niño tiene un berrinche.

Motivo

El cerebro de un niño pequeño todavía está desarrollándose, motivo por el cual no tiene la capacidad de controlar los impulsos. Esto lleva a que se produzcan ataques de ira por cosas menores. Los niños de dos años suelen tener berrinches por frustración. Su vocabulario es limitado y no siempre es fácil entender el lenguaje que sí conocen. Esto puede generar más frustración. Además, los niños pequeños están siempre probando sus límites mientras aprenden acerca del mundo que los rodea, así que se enojan cuando se imponen restricciones a sus acciones y curiosidades. Tu niño también puede estar expresando hambre, sed o aburrimiento a través de un berrinche, pero estas son sólo algunas causas posibles. Los berrinches son la única forma que tiene tu niño de dos años para lidiar con los impulsos emocionales.

Respuesta

Los berrinches vienen de la mano con los dos años de edad, así que ningún tipo de castigo los detendrá. De hecho, si gritas o te muestras enfadado, es probable que el berrinche empeore. Sin importar qué tan grave se torne la escena, nunca puedes ceder a las demandas de tu hijo. Ignora el berrinche tanto como sea posible pero, si se intensifica, saca al niño de la situación que le está causando frustración. Espera que se calme. Si no sucede, llévalo a tu casa. Un tiempo de aislamiento puede ayudar a que el niño se calme. También puedes alzarlo para ayudarlo a relajarse. Cuando el berrinche haya pasado, habla con tu niño acerca de lo que pasó.

Evitar

No le grites a tu niño, no lo amenaces o te alejes de él durante un berrinche. Sin importar cuánto te frustre su rabieta, nunca recurras a pegarle. Marcharte de la habitación puede hacer que tu niño se sienta abandonado y empeore su estallido emocional. Las emociones abrumadoras que vienen con un berrinche pueden asustar a tu niño pequeño, así que es importante que sepa que estás acompañándolo. Evita las cosas que desencadenan berrinches, tales como pasar cerca del pasillo de los juguetes en una tienda o hacer mandados cuando tu hijo está cansado o hambriento.

Consideraciones

Dale opciones a tu niño tan frecuentemente como sea posible y elogia sus elecciones. Déjalo elegir el tipo de vegetal que quiere comer en la cena o elegir la camiseta que quiere usar para ir a la guardería. Reduce la cantidad de veces que le dices que no, eligiendo mejor tus batallas. Los niños pequeños deben sentir una gran cantidad de emociones, desde una gran felicidad hasta enojo, pero si tu hijo suele hacer berrinches la mayor parte del tiempo o está constantemente triste, consulta con tu pediatra, ya que podría haber un problema subyacente.

Más galerías de fotos



Escrito por melissa mcnamara | Traducido por azul benito