¿Un niño zurdo tiene problemas para leer?

El cerebro pone una enorme cantidad de recursos en la capacidad de hablar y entender el habla. Estos recursos tienen que lidiar con el manejo de información sobre miles de palabras y la construcción de la sintaxis de combinación con las estructuras que permiten reconocer los sonidos y movimientos de boca para hablar. Sin embargo, a veces hay problemas que se producen en estas áreas del cerebro, lo que puede causar dificultades en la capacidad de aprender a leer.

Sistema del lenguaje

El sistema de lenguaje del cerebro es un complejo conjunto de estructuras que facilitan varias habilidades, incluyendo la facultad de hablar, leer, escribir y adquirir nueva información. Se rige por una red de neuronas, que son células especializadas del cerebro que producen pensamientos y sentimientos. Esta red se produce en los dos hemisferios cerebrales, que comprende principalmente la corteza y la sustancia blanca. La materia blanca contiene miles de millones de fibras que proporcionan conexiones entre las diferentes áreas de la corteza. Estas relaciones son parte integral del idioma, pero la manera en que se producen es todavía relativamente desconocida.

Hemisferios cerebrales

Las dos mitades del cerebro no son precisamente homólogas entre sí. El término "lateralización cerebral" se utiliza para referirse a este fenómeno. Cada hemisferio tiene especializaciones funcionales cuyos mecanismos neuronales se encuentran en un medio específico del cerebro. El habla y la capacidad lingüística son particularmente especializados. En el siglo XIX, tanto Paul Broca, un neurocirujano francés, como alemán Carl Wernicke, un neurólogo alemán, identificaron áreas en el hemisferio izquierdo del cerebro que gobiernan el lenguaje.

Conceptos erróneos

Es un aforismo científico común es que los zurdos utilicen el lado derecho de su cerebro para procesar el lenguaje. Sin embargo, alrededor del 70 por ciento de los zurdos todavía utilizan el lado izquierdo de su cerebro en comparación con casi el 95 por ciento de las personas diestras. Esto puede ser debido a que el hemisferio izquierdo funciona más rápido y el tiempo es absolutamente esencial para la adecuada formación de las palabras y los sonidos y la comprensión de las reglas gramaticales. El 30 por ciento restante de los individuos zurdos tienen el hemisferio derecho o procesos del lenguaje simétricos.

Desórdenes

Según el profesor de psicología y educación médica Chris McManus, autor del libro "Right Hand, Left Hand" de la University College London, los genes que determinan el uso de las manos también gobiernan el desarrollo de los centros cerebrales del lenguaje. Este enlace ha llevado a algunos científicos a teorizar que podría haber un vínculo entre la lateralidad y los trastornos relacionados con el lenguaje. Un estudio de 2010 publicado por la revista "Human Molecular Genetics" por investigadores de la University of Oxford encontró una relación entre una variante de un gen llamado PCSK6 y la habilidad relativa en la mano los niños con dificultades de lectura. Los que llevaron a las variantes eran mucho más hábiles con una mano en comparación con los otros que los que no tenían la variante, es decir, que favorecieron en gran medida una mano. La proteína producida por PCSK6 se sabe que interactúa con otra proteína llamada NODAL, que desempeña un papel clave en el establecimiento de asimetría izquierda-derecha en el desarrollo embrionario temprano.

Significado

La lateralidad no determina la eficacia del desarrollo de la capacidad lingüística. En muchos aspectos, los derechos y zurdos pueden ser muy similares. Sin embargo, las estadísticas muestran que los zurdos son más propensos a desarrollar problemas de aprendizaje como la dislexia en su juventud, además de muchos otros trastornos. Los zurdos, especialmente aquellos que demuestran una fuerte inclinación a la izquierda, son más propensos a tener anomalías o anatomía del cerebro única que difiere de la habitual izquierda del cerebro dominante del lenguaje, por lo que tienden a tener un riesgo mayor de trastornos de las funciones normales.

Más galerías de fotos



Escrito por jacobs | Traducido por verónica sánchez fang