Cuándo un niño está vomitando, ¿está bien darle leche?

Los vómitos debido a un virus, también conocidos como gastroenteritis, pueden ser una común y aún molesta afección en los niños. Cuando tu hijo experimenta un episodio de vómito, tu prioridad principal es mantenerlo hidratado mientras el virus sigue su curso. Aunque la leche es una fuente común de fluido para los niños, no es la opción preferida cuando están vomitando porque no ofrece suficientes electrolitos y pueden irritar el estómago de tu hijo, según el sitio web KidsHealth. Siempre hablar con el médico de tu hijo sobre los mejores líquidos para darle para un pronto regreso a la salud.

Alternativas de fluidos

Cuando el niño vomita, no sólo pierde alimento en su estómago, también pierde electrólitos importantes y fluidos que ayudan a mantener su corazón, cerebro y músculos trabajando a nivel óptimo. Perder estos electrolitos con vómitos puede ser muy peligroso para tu hijo. Como tu hijo puede ser capaz de manejar una cantidad limitada de líquidos, una solución de rehidratación oral es la opción preferida por sobre la leche, según un artículo en el sitio web Virtual Pediatric Hospital de salud y bienestar. Ejemplos de soluciones de rehidratación orales son Pedialye y Ricelyte, que puedes darlas con un gotero si tu hijo es muy pequeño.

La leche y el malestar estomacal

Además de que las soluciones electrolíticas orales, que son la bebida preferida de elección cuando tu hijo está vomitando, la leche puede no ser la mejor opción mientras el estómago de tu hijo está inflamado, según NetDoctor, un sitio web revisado por pediatra. Esto es porque al estómago de tu hijo está inflamado de vómitos, y los productos lácteos no se absorben bien y potencialmente pueden irritar su estómago. Si tu hijo es mayor de un año, KidsHealth recomienda esperar dos o tres días después de que el vomito disminuya para darle leche.

Niños menores de un año

La fuente principal de nutrición para los niños menores es la leche de vaca o materna. Por esta razón, desearás reintroducirla más rápidamente de lo que lo harías con un niño mayor de un año, según KidsHealth. Para los niños menores, trata de darles una solución rehidratante oral en pequeñas cantidades, aproximadamente 0,5 a 1 onza cada cinco a diez minutos, durante las primeras dos horas que está enfermo. Si es capaz de ingerir estos fluidos, continúa ofreciendo la solución electrolítica como lo harías con una alimentación normal. Cuando tu hijo no haya vomitado durante ocho horas, se puede reintroducir la leche materna o fórmula para asegurarte de que reciba los nutrientes que necesita. Sin embargo, desearás iniciar con comidas más pequeñas, como 1 a 2 onzas y luego proporcionar alimentación más grande como sea tolerada.

Advertenca

Mientras que el vómito generalmente se puede tratar en casa, hay algunos casos en los que tu hijo puede necesitar atención médica de emergencia. Según Swedish Family Medicine en Seattle, estos incluyen signos de deshidratación, como sequedad en la boca; falta de lágrimas cuando tu hijo llora; ojos hundidos; o si tu hijo tiene menos de dos pañales mojados en el transcurso de 12 horas si es menor de 2 años. Cuando veas al médico de tu hijo, puedes preguntar cuándo sería apropiado volver a dar leche basado en sus síntomas.

Más galerías de fotos



Escrito por rachel nall | Traducido por paulina illanes amenábar