Cómo saber si un niño está mintiendo

Los niños pueden decir mentiras por cualquier número de razones, dependiendo de su edad. Los niños pequeños con una imaginación muy activa pueden decir mentiras porque están acostumbrados a la fantasía y no distinguen claramente entre la imaginación y la realidad. Los niños mayores y los adolescentes pueden mentir con fines egoístas, como para dejar de hacer las tareas o para encubrir sus actividades con los amigos. Si prestas atención a la conducta de tu hijo, esto te ayudará a saber si tu hijo está mintiendo.

Nivel de dificultad:
Fácil

Instrucciones

  1. Mira la expresión facial del niño. Los niños que están diciendo la verdad tienen caras relajadas que suelen mostrar una emoción que coincide con lo que el niño está diciendo. Sin embargo, si un niño está minitiendo, su rostro puede mostrar una expresión de ansiedad causada por saber que está diciendo una mentira.

  2. Escucha con atención lo que el niño está diciendo. Las historias que son falsas pueden contener inconsistencias o elementos que no tienen sentido. La historia o parte de ésta puede que no suene creíble. Si sospechas que un niño está mintiendo, pídele al niño que repita lo que acaba de decir. Las historias veraces que se dicen dos veces seguidas, por lo general serán la misma, pero las historias que contienen mentiras pueden cambiar drásticamente o contener cosas que puede que no sean verdaderas.

  3. Decide si la historia del niño suena ensayada o es espontánea. Los niños que están diciendo la verdad, por lo general, la dirán como un "fruto de la casualidad": la historia sonará como un nuevo relato de un hecho real. Una mentira, por el contrario, puede sonar poco natural o ensayada. Algunos niños pueden incluso repetir exactamente las mismas frases cuando cuentan una historia ensayada la segunda vez.

  4. Observa el lenguaje corporal de tu hijo. Un niño que está mintiendo es más probable que parezca nervioso, esté a la defensiva o asustado. Busca unos hombros encorvados, un cuerpo o la cara rígida, observa si se está tocando repetidamente la nariz o la boca y evita el contacto con los ojos. Aunque algunos niños están ansiosos cuando hablan con los adultos sin importar lo que digan, los niños que pueden hablar al corazón de los adultos normalmente, pero que se ponen nerviosos al contar una historia en particular, puede que estén mintiendo.

Más galerías de fotos



Escrito por a.l. kennedy | Traducido por enrique pereira vivas