Cómo conseguir que un niño deje de empujar

Escrito por kathryn hatter | Traducido por maría dolores meade
Un niño puede responder de manera agresiva si se siente enojado.

Ver a tu pequeño y precioso niño arremeter agresivamente hacia los demás puede ser algo difícil de ver. A pesar de que los empujones y golpes son típicos de niños en esta etapa, esto no lo hace más fácil de ver. Tu niño necesita aprender acerca de la conducta aceptable e inaceptable. Cuanto antes empieces estas lecciones, más pronto aprenderá los límites apropiados para la interacción con los demás.

Interviene cuando veas a tu hijo reaccionar a la frustración o la ira empujando a otra persona. Separa a los niños y ayuda al otro niño, si es necesario. Presta atención al niño empujado para asegurarte de que no reforzarás el comportamiento al premiar su atención infantil. Incluso la atención negativa puede reforzar el comportamiento, afirma la Dra. Laura Markham, una psicóloga clínica del sitio web Ahá! Parenting. Asegúrate de que el niño que fue empujado no está herido y dale a ese niño un abrazo, si corresponde.

Da vuelta a tu atención hacia tu hijo y dile: "no empujes. Nosotros no empujamos a la gente. Empujar duele". Mantén tu voz uniforme y firme mientras hablas.

Redirige la atención de tu hijo a una nueva actividad o un juguete diferente para pasar por el incidente. Distraer al niño puede ser una manera efectiva de reducir el mal comportamiento y establecer límites, indica la American Academy of Pediatrics.

Supervisa los juegos de tu niño con cuidado para garantizar que no se produzcan repetidas incidencias de empujones. Si lo observas mirando frustrado o infeliz, interviene rápidamente para impedir que arremeta de nuevo. Quizá sea el momento para tomar un aperitivo, una siesta o simplemente un cambio de escenario si tu hijo muestra un aumento de falta de auto-control.

Consejo

Incluso un niño de un año de edad no es demasiado joven para un tiempo de castigo, afirma la American Academy of Pediatrics. Guarda los tiempos de castigo como última opción cuando un niño no vaya a detener el comportamiento inapropiado. En general, un tiempo de espera debe abarcar un minuto por cada año de edad del niño, según la AAP.

Guarda tu propio comportamiento agresivo mientras interactúas con tu hijo, advierte el Dr. William Sears, pediatra y autor. Si los niños son testigos de la agresión de los padres, son más propensos a aprender este comportamiento, pensando que es apropiado. Incluso cuando te sientas frustrada o enojada con tu hijo, haz un esfuerzo para mantener tus emociones bajo control y guardar calma.