Cómo conseguir que un niño deje de beber leche en mitad de la noche

Si no puedes dormir y estás estresada debido a que tu niño sigue despertándose en medio de la noche para buscar un biberón, hay esperanza. Beber leche en medio de la noche no sólo es malo para tu sueño, sino también para los dientes de tu pequeño. Cuanto antes terminen las comidas en medio de la noche, mejor será para los dos. Habla con el pediatra de tu hijo si tienes dudas sobre su hambre, su crecimiento o sus hábitos de sueño.

Nivel de dificultad:
Moderado

Necesitarás

  • Un vasito para bebé

Instrucciones

  1. Alimenta a tu niño lo más cercano posible a la hora de dormir para asegurarte de que no se despierte en medio de la noche por el hambre. Cepilla sus dientes antes de llevarlo a la cama.

  2. Espera unos 30 minutos después de darle un bocadillo o un biberón antes de llevarlo a la cama para permitirle digerir y asegurarte de que no está confiando en el biberón para sentir somnolencia. Esto puede hacer que sea difícil que se tranquilice durante los despertares nocturnos sin biberón.

  3. Introduce una rutina confortable para relajar a tu niño antes de dormir y elimina cualquier fuente de ruido, luz o malestar que pueda despertarlo durante la noche o que le impida volver a dormir por su cuenta.

  4. Reduce la cantidad de leche que ofreces a tu niño en su biberón de medianoche. Elimina una onza cada noche o dos hasta que no quede leche. Esto funciona para algunos niños que se han acostumbrado a la ingesta de calorías en medio de la noche.

  5. Diluye la leche en el biberón con agua si reducir la cantidad de líquido total no ha funcionado. Comienza mezclando tres partes leche con una parte de agua, y luego aumenta la cantidad de agua cada pocos días. El niño puede perder interés si se le da sólo agua para beber. Además, más agua en la botella reducirá el efecto negativo sobre sus dientes.

  6. Reemplaza el biberón por un vasito de agua, si crees que tu niño se despierta debido a la sed o por una comida reconfortante. Asegúrate de que el vasito sea a prueba de derrames y de que contenga sólo un par de onzas de agua, y colócalo en la esquina de su cama o cuna. Prepárate para recibir quejas por parte de tu pequeño las primeras veces.

  7. Trata de ser paciente. Si el niño ha estado tomando leche durante la noche durante un año o dos, probablemente va a necesitar algo de tiempo para hacer la transición a dormir de corrido sin un bocado. Si te alteras, el niño lo sentirá y la tensión provocará que le sea más difícil a todos los involucrados irse a dormir. Si no hay progreso después de varias semanas, consulta a tu pediatra.

Más galerías de fotos



Escrito por sandra ketcham | Traducido por florencia prieto