Qué hacer con un niño aburrido de diez años

El aburrimiento puede ayudar a los niños a desarrollar habilidades para resolver problemas y creatividad. También puede alertarte de problemas, tales como ansiedad o soledad. Una vez que has hablado con tu niño y descartado un problema de fondo, necesitas ayudarle a aprender a entretenerse por si mismo. Solucionar el problema por él, aún dándole un libro para leer, le roba la oportunidad de pensar creativamente acerca de las opciones para llenar su tiempo. Sin embargo dejarlo completamente a su suerte puede hacer que se sienta abandonado. Encuentra un compromiso feliz sugiriendo lugares para empezar y estrategias para completar sus ideas.

El cofre del tesoro

Tu niño de 10 años está empezando a tomar el control sobre su vida y su tiempo. El aburrimiento puede ayudarlo a darse cuenta de qué es lo que realmente disfruta, en tanto te resistas a urgirlo a arreglarlo, o lo enmascares con actividades rápidas, tales como tiempo de computadora o de televisión. Convierte una vieja caja de zapatos en un cofre del tesoro lleno con ideas para vencer al aburrimiento. Ayuda a tu niño a llenarlo con nuevas ideas por probar. Las ideas pueden ser una mezcla de cosas divertidas, tal como, "a ver cuantas canastas puedes hacer de corrido", y tareas mundanas, tales como, "trapea el piso". Estos "tesoros" aliviarán su aburrimiento inmediato, lo inspirarán en momentos futuros y le ayudarán a aprender a resolver problemas por si mismo.

Planeación de comidas

Capitaliza en tu niño de 10 años el disfrute de la organización animándolo a planear una comida saludable para la familia. Es muy probable que un niño aburrido se resista a la mayoría de los intentos para reclutarlo para ayudar en los quehaceres de la casa, pero la planeación de las comidas y cocinar le podrían atraer a comprometerse. Mantenlo ocupado verificando los ingredientes, haciendo una lista de compras y haciendo algo del trabajo preparativo para la gran comida. A los 10 años tiene la suficiente edad para buscar en los libros de cocina y comparar los ingredientes necesarios con lo que está a la mano en la cocina. Deja que tu hijo elija algunos elementos especiales, pero asegúrate de que formule un plan bien balanceado y saludable. Si lo está disfrutando realmente, expándelo a la planeación de otra comida o a arreglar el comedor para una cena especial.

Responde una pregunta

Ayuda a tu niño a tener una tormenta de ideas para hacer una lista de cosas sobre las que tiene curiosidad. Empieza con preguntas tontas, tales como, "¿Cómo le hacen los magos para desparecer cosas?". Los niños de 10 años tienen típicamente toneladas de grandes ideas pero se les dificulta organizarlas en un plan. Reta a tu niño a encontrar respuestas a sus preguntas favoritas en línea, luego prueba un experimento o la elaboración que corresponda. Por ejemplo, anímalo a explorar técnicas de manos ligeras o a crear ilusiones ópticas. Iniciar con una pregunta que contestar, encontrar un proyecto correspondiente y seguir las instrucciones para completarlo le proporciona a cualquier niño un reto excitante. Si tu pre-púber se resiste a hacer algo, rétalo a ver que tan larga puede hacer una lista de preguntas tontas.

Llama a un amigo

Algunas veces el aburrimiento enmascara a la soledad. La vida social de tu niño de 10 años llega a ser cada vez más importante. Anímalo a llamar a un amigo y hacer un plan. Si una reunión inmediata no es práctica, puede al menos hablar por teléfono con su amigo o le puede enviar un email. Hacer un plan podría energizarlo para liberar el aburrimiento, aún si todo lo que ha hecho es hablar unos cuantos minutos. Del mismo modo, escribir una carta o un email a parientes fuera de la ciudad puede liberar algo de su aburrimiento, tanto al realizar la tarea misma de escribir como al ayudarlo a sentirse más conectado socialmente.

Más galerías de fotos



Escrito por meredyth glass | Traducido por jorge de leon polanco