Cómo hacer que un niño de 14 meses duerma de noche

Para algunos padres, conseguir que un niño de 14 meses de edad concilie el sueño y permanezca dormido es una batalla cada noche. A medida que los niños crecen, prefieren relacionarse con el mundo que les rodea a ir a la cama por la noche. Los niños pequeños también pueden comenzar a tener temores o ansiedad de separación que hacen que sea difícil ir a dormir. Asegurarse de que tu niño duerma lo suficiente te ayudará a mantener su salud y felicidad. Puedes hacer algunos cambios en la rutina de la hora de acostarse para ayudar a tu niño a dormir rápidamente y permanecer dormido durante toda la noche.

Nivel de dificultad:
Moderadamente difícil

Necesitarás

  • Libros
  • Almohada para niños
  • Mantilla
  • Ventilador o máquina de ruido
  • Luz nocturna

Instrucciones

  1. Crea una rutina de la hora de acostarse. Elizabeth Pantley, autora de "The No-Cry Sleep Solution for Toddlers and Preschoolers: Gentle Ways to Stop Bedtime Battles and Improve Your Child's Sleep", escribe que hacer las mismas cosas a la misma hora cada noche contribuye a hacer más fácil llevar a tu hijo a ir a la cama. Puedes elegir qué actividades deseas incluir la hora de dormir, como un baño caliente, una historia y una canción. Haz estas actividades en el mismo orden cada noche y tu hijo comenzará la transición al modo de dormir porque sabe qué esperar.

  2. Dale comodidad a tu niño cuando tiene dificultades para conciliar el sueño. Tu trabajo como padre es ofrecer consuelo y apoyo cuando el niño está inseguro de lo que está sucediendo. Kids Health informa que es importante ayudar a tu hijo a sentirse seguro en su cama, pero evitar ceder a cada queja, porque el niño aprenderá rápidamente que puede conseguir que regreses a su habitación cada vez que quiere. Si tu niño se queja o llora, regresa a su habitación, tranquilízalo con rapidez y luego vete. Si tus visitas se hacen entretenidas, es probable que tu niño siga llamándote.

  3. Haz que la cama y el dormitorio de tu niño sean cálidos, acogedores y confortables. Pantley recomienda la creación de un entorno de sueño acogedor para ayudar a alentar al niño a disfrutar de meterse en la cama y dormir en su propia habitación. Si utilizas una almohada y mantas, recuerda la seguridad, escribe Pantley. Las almohadas planas para niños y mantas delgadas son opciones seguras que también proporcionarán comodidad. Comprueba la temperatura de la habitación de tu hijo para asegurarte de que no esté demasiado caliente o demasiado fría para dormir cómodo. Una máquina de ruido o ventilador puede bloquear los sonidos del resto de la casa que hacen que sea difícil conciliar el sueño, y una luz de noche puede ayudar a aliviar los temores de la oscuridad.

  4. Asegúrate de que tu niño duerma lo suficiente durante el día. Los niños que están demasiado cansados ​​a menudo tienen dificultades para conciliar el sueño. Asegúrate de que las siestas son a la misma hora cada día para promover el sueño reparador. La mayoría de los niños de 14 meses de edad todavía tomarán al menos una siesta durante el día y ponerlos a dormir a tiempo todos los días te ayudará a asegurarte de que es feliz durante el día y a evitar que esté demasiado cansado y no quiera ir a la cama por la noche. Kids Health añade que experimentar con el horario y la duración de las siestas puede llevar varias semanas para encontrar la mejor combinación para tu hijo.

Consejos y advertencias

  • Asegúrate de que las otras personas que cuidan a tu niño conozcan la rutina de sueño para que el niño pueda seguirla aún cuando tú no estás.
  • Si el niño intenta salir de la cuna, remueve los barrales y baja el colchón para evitar golpes.

Más galerías de fotos



Escrito por sara ipatenco | Traducido por mariela rebelo