¿Por qué podrían las niñas perder su periodo después del ejercicio?

Más que nunca, se alienta a las niñas y a las jóvenes a participar en deportes y ejercicio; y con la expansión de las oportunidades para becas para la universidad y la clasificación de clase mundial, la competencia puede ser feroz. Para obtener una ventaja competitiva, algunas chicas hacen todo lo posible para controlar su peso corporal mientras entrenan rigurosamente. Sin embargo, una nutrición inadecuada, junto con entrenamiento excesivo, puede conducir a la pérdida de períodos, y eso puede implicar problemas.

Los trastornos en tu ciclo menstrual

Una irregularidad ocasional en tu ciclo menstrual rara vez es motivo de alarma, pero perder tres periodos o más en fila, una condición definida por MayoClinic como amenorrea secundaria, no es normal y puede ser señal de problemas de salud identificados. Si bien la amenorrea puede tener muchas causas, un síndrome conocido como triada de la mujer atleta es a menudo el culpable de la amenorrea en las atletas femeninas jóvenes. Marcada por los trastornos alimentarios, ejercicio excesivo y un descenso en la producción de estrógenos, en sus etapas avanzadas, la tríada de la mujer atleta puede conducir a la osteoporosis y posibles fracturas óseas.

Entrenar para ganar

Cuando la presión de los entrenadores, padres y compañeros para sobresalir en tu deporte corresponde con tu propio impulso interno, es posible que trabajes más para obtener una ventaja competitiva. Pero hay un punto más allá en el que el entrenamiento te resulta en resultados decrecientes. El sobre-entrenamiento sin un descanso y una nutrición adecuados puede dar lugar a fatiga y cambios hormonales crónicos en tu cuerpo. Según la Dra. Ann Sudoth de la Clínica de Duluth, además de la amenorrea, los efectos de la triada de la mujer atleta son la hipoglucemia, anemia, pérdida de masa muscular, disminución de la masa ósea, bajos depósitos de combustible muscular, deshidratación y agotamiento de electrolitos, todos los cuales pueden minar tu rendimiento atlético y aumentar el riesgo de lesiones.

Deportes y daño corporal

Un factor que contribuye a la tríada de la mujer atleta es la insatisfacción con la imagen corporal, un trastorno conocido como dismorfia. Conforme los cuerpos de las niñas maduran y se desarrollan, el aumento normal de peso de las adolescentes y la redistribución pueden causar que las chicas atléticas piensen que están engordando, una noción a menudo reafirmada por los entrenadores. Para las niñas, la dismorfia puede conducir a trastornos de la alimentación, con calorías y consumo de nutrientes severamente restringidos. Sudoth apunta que las actividades como el ballet, el patinaje artístico y la danza, que tienen una puntuación subjetiva basada en la apariencia, pueden predisponer a las niñas hacia el síndrome, al igual que los deportes de resistencia que favorecen el bajo peso corporal, los que requieren ropa de contorno corporal y los deportes con categorías clasificadas por el peso como el remo y las artes marciales.

Encontrar un equilibrio saludable

Si eres una atleta cuyo periodo se ha detenido, puede ser necesaria la intervención profesional. Tu médico te puede sugerir que busques el asesoramiento de un nutricionista y, posiblemente, un profesional de salud mental. Como tratamiento, Sudoth recomienda disminuir la intensidad del ejercicio, aumentar tu consumo de alimentos y restaurar tu peso corporal a al menos 5 libras por encima de lo que era antes de la aparición de la amenorrea, o al 90 por ciento del peso ideal para tu estatura, edad y género.

Más galerías de fotos



Escrito por michelle matte | Traducido por jaime alvarez