¿Necesito cardio o abdominales para deshacerme de mi panza?

En tu búsqueda por deshacerte de la grasa del vientre, los ejercicios cardiovasculares son más eficaces que los abdominales. Sin embargo, el ejercicio aeróbico no se dirige sólo la grasa del vientre. Se quema el exceso de grasa en el cuerpo donde sea que haya, incluyendo tu sección media. Hacer abdominales, sin embargo, sí ofrecen algunos beneficios. El fortalecimiento de los músculos del torso mejora la postura y el tono muscular de forma que te sientas con la espalda recta y te ves más delgado. Habla con tu médico acerca de problemas médicos antes de implementar un plan de ejercicios.

Recomendaciones sobre el cardio

No todos los entrenamientos cardiovasculares queman la grasa del vientre al mismo ritmo. La American Heart Association recomienda que los adultos sanos realicen al menos 30 minutos de una caminata enérgica por día. Esta compromiso tanto en tiempo como en esfuerzo mejora la salud, pero no quema suficientes calorías como para perder peso. Aumenta tu ritmo para quemar al menos 500 calorías por hora. Entre los ejercicios que logran este nivel de quema de grasa está trotar, jugar deportes competitivos, kickboxing, remo, aeróbic step, danza de alto impacto, vueltas de natación, y subir escaleras o colinas.

Abdominales y entrenamiento de fuerza

Los abdominales no queman la grasa del vientre, pero sí añaden tejido muscular. Entre más densidad añaadas a tus músculos, más elevarás tu metabolismo basal, lo que quemará más calorías incluso en estado de reposo. Incorpora abdominales a una sesión de entrenamiento de fuerza que incluya movimientos como las sentadillas profundas, estocadas, estiramientos dinámicos de yoga, lagartijas, ejercicios de tríceps, prensas de banco, curl de bíceps y levantamientos en barra.

Entrenamiento por intervalos

A medida que realizas ejercicios cardiovasculares y pierdes peso, el ejercicio se vuelve menos eficaz. Es necesario añadir nuevos retos para maximizar la quema de la grasa en el abdomen. Haces intervalos de velocidad o fuerza varía el ritmo de tu entrenamiento para que alcances el máximo de tu ritmo cardíaco y quemes más grasa. Después de calentar y hacer cinco minutos de tu sesión cardiovascular estándar de moderado a vigoroso, aumentar la intensidad. Acelera, haz saltos en cuclillas profundas, salta la cuerda o corre escaleras arriba. Mantén el intervalo mínimo 30 segundos. Reduce la velocidad a un ritmo de recuperación, pero no te detengas. Después de 30 a 60 segundos, retoma tu sesión de moderado a vigoroso. Repite estos pasos durante tu entrenamiento.

Factores de la vida cotidiana

Un estricto programa de ejercicio cardiovascular reduce constantemente la grasa en tu cuerpo, incluyendo la grasa acumulada alrededor de tu vientre. Sin embargo, el consumo de alimentos poco saludables o comer en exceso revierte los efectos positivos del ejercicio. Puedes experimentar un aumento en el apetito después de hacer ejercicio, así que elige alimentos saludables llenos de fibra para saciar tu hambre. Entre las buenas opciones están los vegetales de hojas verdes, las zanahorias, el apio, las bayas, los cítricos, las manzanas, las peras, los cereales integrales sin azúcar y legumbres.

Más galerías de fotos



Escrito por nina makofsky | Traducido por eduardo sanchez