¿Necesito calentar antes de hacer abdominales?

Tus músculos abdominales trabajan con tus otros músculos de la base para estabilizar tu cuerpo. Una mayor estabilidad te beneficiará tanto a nivel deportivo como en tu vida diaria, pero no querrás hacerte daño al trabajar en la creación de un abdomen más fuerte. Aquí es donde el calentamiento entra en juego. El calentamiento aumenta el flujo de sangre por todo el cuerpo, lo que hace que los músculos sean más ágiles y los alista para trabajar.

Ventajas del calentamiento

El calentamiento antes de ejercitar los músculos abdominales tiene múltiples beneficios, incluyendo que aumenta el flujo sanguíneo, reduce las posibilidades de una lesión muscular y aumenta la velocidad de impulsos entre los nervios y el cerebro. Cada beneficio señala la necesidad de calentar antes de hacer ejercicios abdominales para evitar lesiones y preparar tu cuerpo para la carga de trabajo que vas a poner en él durante tu rutina.

Variaciones en el calentamiento

El tipo de calentamiento que utilizas para prepararte para tu sesión de ejercicios abdominales estará en una de tres categorías: pasivo, general o específico. Un calentamiento pasivo utiliza elementos externos para calentar tu cuerpo y te hace sudar. Los elementos externos incluyen lámparas de calor y aumento de la temperatura ambiental. El calentamiento general utiliza el movimiento corporal para aumentar el flujo de sangre por todo el cuerpo. Este tipo de calentamiento no se concentra en los músculos específicos, sino más bien en tu cuerpo como un todo. Por ejemplo, correr en un lugar o realizar saltos antes de trabajar los abdominales sería un calentamiento general. El tipo de preparación específica se centra en los músculos que piensas trabajar durante tu rutina de ejercicios. Un ejemplo de un calentamiento específico abdominal incluiría contraer y relajar los músculos rectos abdominales de manera constante durante tres minutos antes de comprometerte en una ronda de abdominales.

Tiempo y longitud del calentamiento

El tiempo para el calentamiento y el tiempo entre el calentamiento y el ejercicio son dos factores importantes para determinar la eficacia de un calentamiento en la reducción de daños y para la preparación de ejercicios abdominales. El calentamiento por un corto tiempo no hará que tu temperatura corporal se eleve lo suficiente, y el calentamiento con demasiado tiempo de descanso antes de tu sesión de ejercicios permite que tu cuerpo se enfríe, lo que hace que el calentamiento no se efectivo. Calentar hasta que tu ritmo cardíaco aumente y empieces a sudar por lo general toma alrededor de dos minutos, y asegura que tu cuerpo está caliente y listo. No permitas que pasen más de 10 a 15 minutos entre el final de la fase de calentamiento y el comienzo de tu rutina de abdominales.

Calentamiento específico para abdominales

Calienta tu cuerpo haciendo dos minutos de saltos, corriendo en un lugar, o alternando entre los dos. Ponte de pie, con los pies al ancho de los hombros. Contrae y libera los músculos abdominales de 15 a 20 repeticiones para calentar los músculos abdominales.

Más galerías de fotos



Escrito por lynda schwartz | Traducido por mary gomez