¿Necesitas sentir una sensación de ardor cuando te ejercitas?

Sentir una sensación de ardor mientras ejercitas es otra manera de describir la reacción química que ocurre en tus músculos cuando se ejercitan con ausencia de oxígeno. Hay varios factores que contribuyen a la presencia de oxígeno en tus músculos, así que no es cierto que el ardor esté directamente relacionado con un entrenamiento óptimo. Sin embargo, hay maneras de ajustar tu entrenamiento, de tal forma que sí sientas ardor.

¿Qué es el ardor?

El ardor proviene de la producción de ácido láctico por parte de tus músculos. El ácido láctico es producido cuando te ejercitas a una intensidad lo suficientemente elevada para agotar el suministro de oxígeno del músculo. Las estructuras musculares necesitan oxígeno para descomponer la glucosa que produce la energía. Sin el oxígeno, estos usan enzimas para desintegrar la glucosa y lo cual tiene como resultado también la generación de ácido láctico. Al estar los músculos abrumados con el ejercicio y tratando de obtener más oxígeno, el torrente sanguíneo se puede saturar de ácido láctico. La cantidad de dicha sustancia comienza a incrementarse, causando el ardor que sientes.

Ejercicio anaeróbico

El ejercicio anaeróbico es aquel que se desarrolla en ausencia de oxígeno. Este es el tipo de ejercicio; contrario a la actividad aeróbica, la cual ocurre en presencia de oxígeno; que produce la sensación de ardor. Sin embargo, el ejercicio anaeróbico no es el tipo óptimo para todas las personas. Dicha actividad es de alta intensidad y a algunos individuos no les gusta entrenar con tanta intensidad. Por esta razón, no es necesario que sientas ardor cuando te estés ejercitando.

Ejercicio aeróbico

El ejercicio aeróbico puede ser la mejor opción para algunas personas; en cuyo caso, no sentir ardor es en realidad la meta del ejercicio. La actividad aeróbica ocurre en presencia de oxígeno, así que el cuerpo crea menos ácido láctico y no sientes una sensación de ardor. Los ejercicios aeróbicos incluyen los que son de larga duración y baja intensidad, tales como caminar, el jogging, el ciclismo y la natación.

¿Qué sucede si no hay ardor?

Cuando no sientes ardor, te estás ejercitando a una intensidad en la cual tus músculos tienen oxígeno suficiente. Si quieres sentir ardor, eso significa que estás buscando una intensidad del ejercicio en la cual se agote el oxígeno de tus músculos, y por lo tanto, comiencen a producir ácido láctico. Con el fin de sentir la sensación de ardor, incrementa la intensidad de tu entrenamiento hasta que llegue dicha sensación o cambia a una rutina anaeróbica, como la del culturismo.

Más galerías de fotos



Escrito por audrey tramel | Traducido por jhonatan saldarriaga