Las náuseas crónicas durante la natación

Una piscina fría es un respiro del estrés de la vida cotidiana, que ofrece un espacio tranquilo para mejorar la salud cardiovascular y la fuerza muscular. La náusea crónica mientras que nadas es una distracción y poco refrescante. Si los síntomas no desaparecen con los cambios de estilo de vida básicos, puede que tengas que visitar al médico para determinar la causa de tu desasosiego.

Frustración de deshidratación

La deshidratación es una causa común de las náuseas en todas las formas de ejercicio. Al estar rodeado de agua puede hacer que seas menos consciente de que te estás deshidratando. Es fundamental beber agua antes, durante y después del ejercicio para mantener su cuerpo bien hidratado. Nausea Help recomienda beber 16 onzas de agua dos horas antes de hacer ejercicio y otras 16 onzas 20 minutos antes de hacer ejercicio. También debes mantener una botella de agua cerca de la orilla de la piscina, así puedes tomar unos sorbos cada 10 a 15 minutos.

Asuntos de la cabeza

Si también tienes un dolor de cabeza cuando se presentan con las náuseas, puedes estar sufriendo de dolor de cabeza del nadador, también conocido como neuralgia supraorbital. Según el National Center for Biotechnology Information, gafas de natación que no ajustan bien pueden ser las culpables. Para evitar que el agua se filtre, los nadadores pueden apretar demasiado las gafas, ejerciendo una presión excesiva sobre los nervios del cuero cabelludo. Puede ayudar el uso de gafas hechas de un caucho más suave con una correa de ajuste más flojo.

Bajo presión

La hipoglucemia (niveles bajos de azúcar) se produce cuando el nivel de glucosa en la sangre del cuerpo es muy baja, por lo general como resultado de no comer lo suficiente antes de hacer ejercicio. Este es un síntoma muy común en las personas con diabetes. Aunque también puede hacerte sentir enfermo comer bien antes o durante el ejercicio, por lo general es seguro comer una pequeña comida que contenga proteínas magras, carbohidratos complejos y grasas saludables alrededor de una hora antes del ejercicio. Si comes una comida grande, espera dos horas.

Dulces y sudor

Es natural querer empujar tus límites durante el ejercicio para llegar a un nuevo nivel de condición física, pero la exageración puede conducir a la náusea inducida por el ejercicio, según Fit Sugar. El esfuerzo excesivo también puede causar mareo. Si te has estado exigiendo mucho a tí mismo, cálmate y deja que tu nivel de condición física se construya gradualmente. Comer chocolate o beber gaseosas justo antes de hacer ejercicio puede hacer que te sientas mareado y fatigado, según Nausea Help. Al igual que con otros alimentos, espera al menos una hora antes de hacer ejercicio si has estado comiendo golosinas azucaradas.

Más galerías de fotos



Escrito por michelle wishhart | Traducido por mariana van der groef