La naturaleza de los rayos X

Mientras experimentaba con un dispositivo que aceleraba los electrones, Wilhelm Conrad Roentgen descubrió los rayos X en 1895. Su descubrimiento le valió el primer Premio Nobel de Física en 1901. Roentgen pronto capitalizó las propiedades de los rayos X para producir una imagen de la mano de su mujer, que revela los contornos básicos de los huesos y las articulaciones. Otros pronto reconocieron el papel potencial de los rayos X en imágenes médicas. En la actualidad, los rayos X siguen desempeñando un papel importante en la proyección de imagen médica.

¿Cómo se hacen los rayos X?

Las máquinas de rayos X contienen tubos que disparan partículas subatómicas llamadas electrones, en un blanco de metal. Las colisiones de los electrones con el objetivo causan interacciones atómicas que producen la radiación electromagnética que llamamos rayos X. Los rayos X se dirigen, filtran y manipulan para su uso en la producción de imágenes de diagnóstico. El aire, los líquidos, la grasa y los huesos tienen diferentes densidades. Cada uno interactúa en alguna medida para detener la penetración de los rayos X en su camino a un pedazo de película o de un receptor digital. La imagen resultante es una representación visual de los tejidos diversamente densos del cuerpo.

Usos en imágenes

Las imágenes tradicionales de rayos X, como los rayos X dentales o de pecho, son como instantáneas obtenidas mediante la proyección de los rayos X a través de una parte del cuerpo y la captura de la información en formato digital o en película. Un proceso llamado fluoroscopía utiliza pantallas receptoras especiales para producir imágenes en movimiento en tiempo real de las radiografías. La tomografía computarizada, o TC, es un proceso en el que el tubo de rayos X y el detector se mueven sincrónicamente, mientras que la parte del cuerpo permanece inmóvil. Una computadora recopila la información del detector y reformatea en imágenes detalladas de secciones delgadas del cuerpo. Los rayos X permiten a los proveedores de atención médica visualizar tumores, fracturas de huesos y otras anomalías dentro del cuerpo.

Riesgos de los rayos X

Cuando se enfrentan a una parte del cuerpo, algunos rayos pasan a través y otros son desviados. A medida que los rayos X pasan a través del cuerpo, interactúan con los átomos de los tejidos en formas potencialmente dañinas. Los rayos X son clasificados como un tipo de radiación ionizante. Según los científicos de la Purdue University, esto significa que los rayos X pueden causar que los átomos del cuerpo se vuelvan inestables. Estos átomos inestables pueden provocar pequeñas reacciones en cadena que tienen el potencial de dañar las células. Las células dañadas que son capaces de reproducirse por sí mismas pueden dar lugar a diversas formas de cáncer.

Precauciones prácticas

La U.S. Nuclear Regulatory Commission ha establecido normas para limitar la exposición innecesaria a la radiación ionizante. Estas normas establecen que cualquier exposición a la radiación ionizante debe ser tan baja como sea razonablemente posible. En el cuidado de la salud, significa que debe hacerse todo lo posible para tomar las radiografías sólo cuando sea médicamente necesario. Cuando se toman los rayos X, deben usarse blindajes y filtros para limitar la exposición de rayos X al área de interés solamente.

Más galerías de fotos



Escrito por ron rogers | Traducido por vanina frickel