Natación en tramos para nadadores fuera de forma

La natación es un deporte de bajo impacto disfrutado por personas de todas las edades. El agua es un alivio para las personas con dolor en las articulaciones, sin embargo, proporciona resistencia para fortalecer todo el cuerpo. Nadar tramos puede ser una manera ideal para mantenerse en forma, quemar calorías y fortalecer los músculos. Para nadadores fuera de forma, sin embargo, nadar en tramos debe hacerse lentamente y con cuidado para evitar las distensiones musculares.

Hazlo Fácil

Los nadadores que no están en su mejor forma física pueden no tener la resistencia necesaria para nadar varias vueltas continuas de la piscina sin detenerse. Stacey Halprin, autor de "El ganar después de perder: mantener alejado el peso que has perdido - Por siempre", sugiere nadar tantas vueltas como puedas antes de quedar sin aire como técnica de inicio. Cuando estás sin aliento, para y camina o marcha alrededor de la parte menos profunda de la piscina - fuera del camino de otros nadadores - hasta que estés listo para comenzar de nuevo. Con el tiempo y la práctica regular, serás capaz de aumentar el número de vueltas que puedes nadar sin parar. Ponte a prueba añadiendo una vuelta más a tu entrenamiento cada vez que nadas. Una vez que estés en mejor forma, puedes trabajar en la adición de diversos movimientos a tu repertorio y hacer algo de entrenamiento de intervalo para construir más fuerza.

Frecuencia

Los nadadores que están fuera de forma y tratando de ponerse en forma pueden no tener la energía y la resistencia para nadar todos los días. BeginnerTriathlete.com recomienda a los nuevos nadadores restringir sus entrenamientos a sólo tres o cuatro días a la semana en el comienzo. Esta es una forma saludable de evitar lesiones por uso excesivo. A medida que tu fuerza y ​​la resistencia aumenta, puedes optar por añadir un día más a tu régimen. Los entrenamientos pueden variar de 20 a 30 minutos al principio, aumentando gradualmente a 45 minutos.

Ayudas

Las personas que no están acostumbradas a las vueltas de natación puede ser que necesiten un poco de ayuda para conservar la energía o mejorar su torrente cerebral mientras se acostumbran a la rutina. Los tableros, también llamados tablas de flotación, son dispositivos de flotación de espuma que, al abrazarlos al pecho en el agua, pueden ayudar a aumentar tu capacidad de pataleo durante la natación mientras te mantienen a flote. Una boya de tire es un dispositivo similar donde se meten las piernas mientras nadas vueltas, lo que te permite concentrarte en tus brazadas. Los nadadores profesionales utilizan estas ayudas con frecuencia durante las prácticas. Consulta con tu piscina local para asegurarte de que estos elementos están permitidos en una sesión de natación libre de un adulto.

Etiqueta

Las reglas de natación libre podrían estar publicadas en la piscina para una pronta referencia. Más a menudo que no, sin embargo, ciertos matices de la etiqueta son tácitos y puede ser más difícil para el nadador inexperto comprender o recordar. Busca letreros alrededor de la piscina que indiquen una vía rápida dedicada para los nadadores rápidos o un carril lento para nadadores fuera de forma y otros que nadan a un ritmo pausado. Muchos grupos utilizan la natación círculo como su método para largos. Nada un largo de la piscina, da la vuelta y regresa a tu punto de partida en un círculo hacia la izquierda, manteniéndote siempre en el lado derecho de tu carril. Espera a que los nadadores más rápidos te pasen y empuja la pared antes de intentar un giro si eres un nadador lento. Si necesitas tomar un respiro en la pared, muévete a un lado de la vía para permitir a otros el espacio para los giros.

Más galerías de fotos



Escrito por erica roth | Traducido por florencia melloni