Natación y dolor de pantorrillas

El dolor en los músculos de las pantorrillas puede suceder mientras nadas. Esto suele suceder cuando los dedos se mantienen tensionados durante la actividad, y se lo llama acción de flexión plantar. Este posicionamiento al nadar genera una contracción en todos los músculos de la parte inferior de las piernas, incluyendo los músculos de la pantorrilla, los dedos y el arco y aplana la parte frontal del pie. Aunque la acción de la flexión plantar inicialmente te impulsa hacia adelante a un mayor ritmo, también aumenta la tensión en los músculos de los pies y de las pantorrillas porque los músculos permanecen contraídos durante más tiempo.

Flexión plantar y aletas

Según Haydn Wooley en la edición de agosto de 2001 de "Extreme Tri Magazine", la acción de la flexión plantar es la razón principal de los calambres durante el nado. Cuando es sostenida, esta acción causa tensión en los músculos de la pantorrilla que se vuelve un calambre si la tensión no se libera. Algunos nadadores utilizan aletas para patear más fuerte intentando evitar la flexión plantar. Desafortunadamente, las aletas también pueden causar calambres porque colocan más presión en los pies durante la fase de patada. Esto genera contracciones musculares de pantorrilla durante el nado, lo que puede provocar a calambres.

Otras causas

El desequilibrio de electrolitos en el cuerpo puede causar calambres musculares. El suministro limitado de sangre puede causar calambres en las piernas. Por ejemplo, cuando el cuerpo está expuesto a aguas extremadamente frías, puede contraer los vasos sanguíneos que alimentan los músculos. Esto puede generar a calambres y fatiga muscular. Hacer ejercicios duros antes de nadar también pueden causar fatiga y dolor muscular. El uso excesivo de los gemelos causa tensión muscular. Los bajos niveles de calcio y potasio en la sangre también pueden causar calambres y dolores musculares.

Prevención

Puedes seguir un programa de acondicionamiento para mejorar la fuerza de los músculos de la pantorrilla para evitar la fatiga durante el nado. Cuando estás nadando, deja que los tobillos giren alrededor del agua y realiza movimientos relajados y sueltos, los tobillos deberían estar totalmente relajados mientras nadas. Relaja y realiza un poco de calentamiento antes de nadar, flota boca arriba con los tobillos relajados, mirando al techo o al cielo y pateando lentamente con los pies o las aletas. Si utilizas aletas, escoge las cortas para que los tobillos sólo se doblen con el peso del agua; esto no tensiona el tobillo ni contrae los músculos de la pantorrilla.

Cuidado

A no ser que seas un nadador en buenas condiciones, no deberías intentar dar patadas fuertes. Pasa lentamente a ejercicios más fuertes, aumenta la duración o la intensidad sólo un 10 por ciento por semana. Si tienes dolor en las pantorrillas o en cualquier otro lado, detén el nado y consulta a un médico o a un fisioterapeuta. Habla con un entrenador de natación profesional para asegurarte de que estás utilizando el posicionamiento adecuado de pies y tobillos durante el nado.

Más galerías de fotos



Escrito por rick rockwell | Traducido por sebastian castro