¿Hacer natación ayuda a las personas con calambres en las piernas?

Los calambres en las piernas, conocidos médicamente como "síndrome de estrés tibial medial", son lesiones por cargas excesivas comunes entre los atletas que corren largas extensiones. Esta enfermedad causa dolores a lo largo del hueso de la espinilla o tibia. Muchos médicos recomiendan ejercicios de bajo impacto, tales como la natación, como sustitutos de la actividad durante el período de recuperación. Consulta a un médico si sufres de dolores fuertes en la espinilla después de una caída o accidente, si la espinilla se calienta demasiado al tacto o si aumenta la hinchazón.

Características


Es una condición que puede diagnosticarse con radiografías.

Los calambres en las piernas pueden afectar los músculos, tendones, huesos o tejidos conectivos que los rodean. Entre sus síntomas se incluyen sensibilidad, sensación de hormigueo o dolor en la parte interna de la pierna, además de una inflamación leve. Al principio, el malestar sólo se siente durante el ejercicio, pero a medida que la enfermedad progresa, puede producir dolor también durante períodos de reposo. Los síntomas de los calambres en las piernas se asemejan a los de una fractura por estrés, pero en el caso de los calambres en la pierna el dolor es menos localizado (aparecen en una determinada región de la pierna) y, al tacto, se siente un dolor menor. Es una condición que puede diagnosticarse con radiografías.

Causas


Según el Sports Injury Bulletin, la espinilla absorbe una fuerza equivalente a dos o tres veces el peso del cuerpo.

Correr con el calzado desgastado, sobre superficies inclinadas, cuesta abajo, y realizar aceleraciones y desaceleraciones frecuentes, todo ello puede aumentar la susceptibilidad de sufrir calambres en las piernas. El sobreentrenamiento, en donde la intensidad, frecuencia o duración de los entrenamientos se incrementa repentinamente, es también una causa común. Según el Sports Injury Bulletin, la espinilla absorbe una fuerza equivalente a dos o tres veces el peso del cuerpo con cada pisada mientras se corre; esto es alrededor de 700 veces por calambre por milla.

Natación


Para un entrenamiento más exigente, alterna la brazada de estilo libre con los estilos de mariposa, pecho y espalda; hazlo únicamente si los movimientos no causan dolor.

Los médicos y fisiólogos del ejercicio están de acuerdo en que la natación, a la vez que ayuda a mantener la capacidad aeróbica, puede ser beneficiosa mientras te recuperas de tus calambres en las piernas. Para un entrenamiento más exigente, alterna la brazada de estilo libre con los estilos de mariposa, pecho y espalda; hazlo únicamente si los movimientos no causan dolor. Una persona de 150 libras que realiza natación moderadamente durante una hora puede quemar 414 calorías, mientras que hacerlo de forma vigorosa posibilitará quemar 666.

Tratamiento


Regresa a tus actividades de forma gradual a medida que los calambres en tus piernas sanen.

La mayoría de los calambres en las piernas puede ser tratada a nivel personal a partir del descanso y la aplicación de hielo cada 15 o 20 minutos, cuatro a ocho veces al día, durante varios días y manteniendo una toalla entre el hielo y la piel. El sitio web MayoClinic. com también sugiere aplicar un vendaje compresivo, aunque debes tener en cuenta la necesidad de aflojar el vendaje si el dolor aumenta, el área se entumece o se produce hinchazón por debajo de la venda. Siempre y cuando no sufras contraindicación alguna, puedes tratar el dolor y la inflamación con medicamentos de venta libre, o antiinflamatorios como la aspirina o el ibuprofeno. Regresa a tus actividades de forma gradual a medida que los calambres en tus piernas sanen.

Más galerías de fotos



Escrito por carol sarao | Traducido por guido grimann