Natación para conseguir abdominales definidos

Si tu objetivo es esculpir tus abdominales en los codiciados "abdominales bien definidos", la natación es un excelente medio de quemar grasa mientras que fortaleces los músculos del torso. Cualquiera que sea tu nivel de condición física actual, puedes adaptarte una rutina de natación para trabajar con tus fortalezas particulares. Antes de realizar cambios drásticos en tus hábitos de ejercicio, repasa tus planes con tu proveedor de atención primaria de la salud, especialmente si tienes problemas del corazón, dificultad para respirar o eres obeso.

Perder grasa

No importa lo mucho que fortalezcas y tonifiques tus músculos si tienes un área de peso extra alrededor de tu torso. La natación es una excelente opción multifunción solo por esta razón; mientras desarrollas masa muscular, el esfuerzo cardiovascular quemará la grasa corporal. Para maximizar tu pérdida de peso, combina tu rutina de natación con una dieta saludable. Si aumentas tu consumo de calorías junto con tu nueva rutina de ejercicios, no verás ninguna pérdida de grasa. No confíes en tu escala como una indicación del progreso, tampoco. Puedes pesar lo mismo conforme tu masa muscular se expande y tus reservas de grasa se reducen.

Mejorar la definición

Para mejorar tu definición muscular aún más rápido, Stew Smith, un especialista de fuerza y condición física certificado informa para la revista "Men'sFitness", recomienda el levantamiento de pesas en tándem con tu rutina de natación. Levantar pesas o hacer ejercicios de calistenia antes de entrar en la piscina es un acomodo ideal para tonificar los músculos y quemar grasa. Aunque es menos probable que venzas a todos los récords de velocidad, permitiendo algo de fatiga, tu cuerpo ya estará preparado para quemar la grasa después del entrenamiento preliminar. Incluso si tu objetivo principal es mejorar los abdominales, la natación trabajará automáticamente los principales grupos musculares de forma equilibrada. Hacer el nado de crol, por ejemplo, involucra el cuello, los hombros, el pecho, la espalda, el tríceps, el bíceps, los abdominales, la espalda baja, los oblicuos, los glúteos, el cuádriceps, los isquiotibiales y los gemelos.

Entrena con tu nivel

No hay programa de natación óptimo única para tonificar tus abdominales. En su lugar, adopta una rutina que complemente tu propio estado físico y capacidad para nadar. Si eres un principiante, comienza con el estilo espalda o de costado. Conforme entrenas, prueba el estilo braza y el estilo libre, también conocido como el crol. Se recomienda que la mayoría de los adultos tengan al menos dos horas y media de actividad aeróbica moderada por semana. Para perder peso, querrás hacer aún más. El calentamiento de un principiante podría incluir flotar en el agua durante unos minutos, y luego estirarse fuera de la piscina. Smith recomienda 10 tramos de 50 m cada uno para un novato, con descansos de 30 a 45 segundos entre vueltas. Para mejorar de forma constante, en un objetivo de un extra de 100 a 200 m por semana.

Consideraciones adicionales

De acuerdo a Columbia University Health Services, muchos factores, como la temperatura del agua, pueden afectar el apetito y la pérdida de peso de los nadadores. Dada la naturaleza intensiva de la actividad, si no estás acostumbrado a hacer ejercicio, tu apetito probable aumente. Sólo asegúrate de que consumes no más calorías por día de las que quemas nadando. De acuerdo con "Men'sFitness", nadar puede quemar hasta 750 calorías por hora. Una más modesta aproximación es de 511 calorías por hora.

Más galerías de fotos



Escrito por danielle hill | Traducido por roberto garcia de quevedo