Cómo nadar para quemar grasa

El entorno acuático es un lugar cómodo para hacer ejercicio y cumplir tus objetivos de quemar grasa. La natación es una actividad aeróbica, lo que significa que utiliza la grasa para mantener tu entrenamiento. Según la American College of Sports Medicine, una determinada frecuencia, intensidad y duración son necesarios para quemar grasa. Si estás saltando al agua mientras juegas al Marco Polo no conseguirás el mismo beneficio que obtendrías si nadas de un lado a otro. La buena noticia es que no importa tu estilo de natación. Si puedes hacer el crol hacia adelante, hacia atrás o la desafiante mariposa, quemarás grasa mientras nadas a un nivel de intensidad moderado a alto.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Instrucciones

  1. Caliéntate nadando a un ritmo lento por cinco a 10 minutos. Utiliza este tiempo para aumentar gradualmente tu ritmo cardíaco y calentar tus hombros para nadar.

  2. Aumenta tu ritmo de nado a un nivel que se sienta moderado a fuerte. Revisa el nivel de intensidad según tu respiración. Reduce tu nado si estás sin aliento y no puedes hablar. Acelera tu nado si no te falta el aire y podrías cantar.

  3. Usa un controlador cardíaco impermeable para tener un registro más exacto de tu nivel de intensidad. Trata de ejercitarte a un nivel de entre el 60 y el 90 por ciento de tu ritmo cardíaco máximo adecuado para la edad. Calcula esto restando tu edad de 220 y multiplicando el resultado por 60 y 90 por ciento.

  4. Mantén tu ritmo de nado por un mínimo de 10 minutos continuos. Trata de realizar 20 a 60 minutos continuos para quemar un número más alto de calorías y grasas a medida que tu ejercicio y resistencia mejoran. Una persona de 160 libras quema aproximadamente 10,3 calorías por cada minuto de nado a un ritmo crol moderado.

  5. Nada un mínimo de tres días a la semana. Trata de hacer entrenamientos de natación de tres a cinco días a la semana para obtener el beneficio máximo para quemar grasa.

  6. Refrescaste con un nado de ritmo lento entre tres y cinco minutos al final de tu sesión para bajar tu ritmo cardíaco antes de salir del agua.

Consejos y advertencias

  • Habla con tu médico antes de comenzar un programa de natación. Nunca nades solo; nada con un compañero o bajo la protección de un salvavidas.

Más galerías de fotos



Escrito por lisa m. wolfe | Traducido por aldana avale