¿Nadar es el mejor ejercicio para la artritis?

Nadar es un ejercicio para todo el cuerpo que beneficia a cualquier persona, pero es especialmente efectivo para aquellas que sufren de artritis. Debido a que es difícil escoger un ejercicio específico para cada persona, los médicos con frecuencia les recomiendan a las personas con artritis que practiquen la natación. El ejercicio combinado con el soporte que brinda el agua facilita el ejercicio aeróbico sin necesidad de poner tensión adicional en las articulaciones.

Artritis

Con frecuencia se piensa que la artritis sólo afecta a las personas de la tercera edad, pero la pueden padecer personas de cualquier edad. Las formas más comunes de la artritis son: la osteoartritis y la artritis reumatoide. Ambas causan inflamación en las articulaciones tales como las de las rodillas o muñecas. Las personas que sufren de artritis pueden experimentar dolor, rigidez, hinchazón, enrojecimiento y disminución de la amplitud de movimiento. Con la osteoartritis, los problemas se derivan por los daños de desgaste y desgarre del cartílago que permite a los huesos de la articulación deslizarse suavemente entre ellos. Con la artritis reumatoide, el sistema inmunológico del cuerpo ataca las articulaciones e inflama la membrana que lubrica la articulación.

Ejercicio

Si padeces de artritis, hacer ejercicio es importante para mantener flexibles tus articulaciones. Sin embargo, muchas personas evitan hacerlo pues puede ser muy doloroso. Por eso el ejercicio recomendado es la natación. En una piscina la flotabilidad del agua ayuda a reducir la presión sobre las articulaciones doloridas que soportan el peso del cuerpo. Tanto nadar como realizar ejercicio aeróbico en el agua puede brindarte un buen entrenamiento cardiovascular además de ayudar a mantener flexibles las articulaciones, permitiéndote aumentar el rango de movimiento. Por otro lado la sensación de soporte del agua tibia puede incrementar tu energía mental y física.

Caminar en el agua

"Arthritis Today" informa que si no quieres nadar pero aún deseas tener los beneficios del entrenamiento acuático puedes intentar caminar en el agua. Según el coordinador acuático Vennie Jones, caminar en el agua "ofrece 12 veces la resistencia del aire". Puedes caminar en una piscina honda o en una de poca profundidad, pero la honda te dará un entrenamiento más intenso. Si quieres caminar hacia la parte más profunda utiliza un cinturón de flotación para que te mantenga a flote y en posición vertical con el agua hasta los hombros. Simplemente camina en el agua de la misma forma en que lo haces sobre la tierra. Desplázate hacia atrás y hacia los lados para tonificar más músculos.

Complementar la rutina

Mientras que nadar y realizar el ejercicio acuático brindan beneficios a las personas con artritis, un entrenamiento acuático no es una rutina perfecta de ejercicios. "Arthritis Today" señala que el ejercicio con peso es necesario para la salud de los huesos. Los ejercicios con peso ayudan a reducir el riesgo de la osteoporosis, una enfermedad que debilita los huesos y que afecta a muchas personas mayores, especialmente a las mujeres. Así que cuando termines de utilizar la piscina, trata de caminar en tierra o entrenar con peso para completar tu rutina de ejercicio.

Más galerías de fotos



Escrito por carol ochs | Traducido por pattricia patino