Nadar con tos

Tener tos mientras nadas puede interferir con tu rendimiento y resistencia. La exposición a los productos químicos para piscinas, condiciones crónicas como alergias o asma, o infecciones respiratorias, todos pueden causar tos mientras nadas. Afortunadamente, puedes prevenir o tratar la tos relacionada con la natación, cambiando tu rutina y con medicamentos y atención médica.

Síntomas

Puedes notar que toses más a menudo cuando estés nadando a un ritmo rápido o cuando estés nadando en una piscina con cloro cerrada. La tos puede persistir incluso después de terminar la natación. Además de la tos, es posible que notes otros síntomas, como opresión en el pecho, dificultad para respirar y disminución del rendimiento mientras nadas.

Causas

La inhalación de gases halógenos como el cloro y el bromo, que se utilizan en el tratamiento químico del agua de la piscina, puede hacer que tosas mientras nadas. Tragar agua de una piscina o de un lago mientras nadas podría también hacerte toser, sobre todo si hay sustancias químicas o partículas en el agua. Las condiciones médicas como el asma, el asma inducida por el ejercicio y la alergia pueden hacer que tosas mientras nadas, sobre todo si tratas de nadar a un ritmo vigoroso. Si tienes tanto alergias como asma, tu riesgo de desarrollar síntomas como la tos es mayor, explica el sitio web de la Clínica Mayo. Si tienes una enfermedad respiratoria como gripe, resfriado, bronquitis o neumonía, o si fumas, la natación puede agravar tu tos.

Tratamientos

Tomar un medicamento de venta libre o con receta que alivie la alergia - como un antihistamínico o un descongestivo- antes de nadar, puede tratar o incluso prevenir la tos mientras nadas. Si sufres de asma o de asma inducida por el ejercicio, realizar un calentamiento y un enfriamiento durante 15 minutos antes y después de nadar, puede reducir o incluso evitar un acceso de tos mientras nadas, aconseja la Academia Americana de Médicos de Familia. Además, tomar tu medicación para el asma antes de nadar y tener un medicamento de acción rápida, como un inhalador, puede tratar la tos durante y después de nadar. Permite que las infecciones virales, como los resfriados y la gripe, se curen antes de regresar a la natación, informa la Biblioteca Nacional de Medicina, ya que no hay tratamiento para estas infecciones.

Prevención

Nada en una piscina al aire libre o usa una pinza en la nariz mientras nadas para ayudar a prevenir la tos debida a la exposición respiratoria a químicos de la piscina. Inspecciona los registros de las instalaciones de la piscina donde nadas para comprobar los niveles de los productos químicos, especialmente si sufres de asma o alergias que se agravan por la exposición ambiental. Respirar por la nariz mientras nadas también podría ayudar a evitar la tos, especialmente si sufres de asma o asma inducida por el ejercicio, informa la Biblioteca Nacional de Medicina.

Más galerías de fotos



Escrito por jessica lietz | Traducido por maría echenique