¿Nadar hace que tu estómago sea plano?

Los nadadores elite se ven bien aun cuando no tienen puestos sus trajes de baño pegados pero obtener ese perfil delgado toma disciplina y ejercicio. El agua provee una resistencia constante y suave para un ejercicio efectivo. Además de nadar vueltas, puedes realizar ejercicios de natación específicos que se enfoquen en tus abdominales, mejorando tu estilo y tu imagen cuando te pones tu traje de baño.

Fuerza abdominal

La natación se apoya en tu fuerza abdominal para la velocidad y el poder y usar la técnica adecuada durante tus brazadas te ayudará a desarrollar esos músculos. En lugar de mantener tu torso inerte y mover solo tus brazos y piernas, enfócate en generar el poder desde los músculos abdominales que los conectan. Contrae tu ombligo hacia tu columna vertebral para involucrar a tu abdomen mientras nadas y rota de un lado al otro durante el estilo libre para ayudarte a tener acceso a los músculos grandes en tu espalda y comienza el movimiento desde tus caderas.

Ejercicio de patadas

Enfócate en tus músculos abdominales realizando patadas de delfín ya sea de lado, con una tabla, o de espalda, usando aletas para nadar. Empújate de la pared de la alberca sobre tu espalda para comenzar el ejercicio de patadas de delfín y estira tus brazos encima de tu cabeza con tus antebrazos pegados a tus orejas y las palmas juntas. Comenzando desde tus caderas, crea un movimiento ondular y usa tus músculos abdominales para crear una ola con todo tu cuerpo que te mueva a lo largo de la alberca. En lugar de solo mover tus piernas hacia arriba y hacia abajo, usa tu cuerpo entero para generar el movimiento. Para realmente sentir el ejercicio, sostén unas pesas de mano mientras realizas el ejercicio.

Calistenia acuática

Los ejercicios abdominales en el piso se pueden transferir bien a la alberca y te dejan trabajar con menos estrés o riesgo de lastimarte. Puedes meter ejercicios dentro de tu ejercicio de natación regular ya sea dividiendo grupos de ejercicios largos o realizándolos después de terminar de nadas. Coloca tus brazos sobre la pared de la alberca y asegura tu espalda contra la pared. Levanta tus piernas derechas hasta una posición horizontal y después vuelve a bajarlas. Dobla tus rodillas y repite el ejercicio tantas veces como quieras.

Consideraciones

La natación desarrolla la fuerza en tu abdomen pero, desafortunadamente, cualquier grasa en exceso que esté sobre la superficie se queda sobre tus músculos, justo debajo de tu piel. Sin importar qué tan impresionante sea tu abdomen, debes quemar la grasa que lo cubre para ver los resultados en el espejo. Come una dieta reducida en calorías llena de vegetales frescos y granos enteros y a lo largo del tiempo verás la mejora en tu imagen.

Más galerías de fotos



Escrito por barrett barlowe | Traducido por laura gsa