¿Nadar desarrolla pectorales?

Nadar mejora tu salud y estado físico general, y verse bien es un beneficio adicional. Desarrollas músculos tonificados largos, pero a diferencia del levantamiento de pesas, la natación no te hace más voluminoso. Los movimientos repetitivos de natación tienden a hacerte más fuerte en algunas áreas que en otras, así que combinar tu rutina de ejercicios ayudará a prevenir lesiones o dolor por un desequilibrio muscular.

Uso muscular general

Nadar es un ejercicio aeróbico e implica a los grandes grupos musculares principales del cuerpo. Utilizas tanto la parte superior como inferior del cuerpo para moverte a través del agua, no obstante, te basas en los músculos de la parte superior del cuerpo, incluyendo los pectorales para la propulsión en la natación de piletas completas Debido a que los músculos de las piernas son grandes y ávidos de energía, las patadas vigorosas te cansan rápidamente, así que las reservas para carreras.

Fortalecimiento específico

Cuando nadas, desarrollas todos los músculos de tu espalda y pecho, sobre todo el dorsal ancho y los rotadores internos del hombro. Debido a que los músculos llevan a los hombros hacia adelante y hacia el interior, los músculos del pecho tienden a apretarse y acortarse. Los músculos pectorales que se tensan y contraen se estiran más y eventualmente debilitan a los músculos que rodean el hombro, conduciendo a posibles lesiones.

Prevención o solución

El desequilibrio muscular conduce a cambios en la postura e inestabilidad. Tu espalda y tus pectorales contribuyen a girar tus brazos hacia el interior. Estirar tus músculos pectorales ayuda a contrarrestar la "caída posterior" que algunos nadadores dedicados desarrollan. Mike Mejía, un entrenador y asesor en el sitio web USA Swimming, recomienda ejercicios posturales para contrarrestar los movimientos repetitivos que realizas durante los entrenamientos de natación. Tira los hombros hacia abajo y atrás, mientras metes ligeramente la barbilla y levantas las costillas hacia arriba y lejos de tu abdomen para volver a alinear tu postura y estirar los pectorales. Otros ejercicios de estiramiento incluyen giros de brazo, con y sin rotación del torso.

Alternativas

Desarrollar tu espalda y tus hombros lo suficiente para desarrollar un desequilibrio de la postura lleva mucho tiempo en la piscina. Los nadadores ocasionales para el acondicionamiento físico se benefician de la tonificación muscular, incluyendo los pectorales. Para desarrollar más tus pectorales, participa en deportes alternativos o ejercicios específicos que expandan y alarguen los músculos pectorales, como el remo. Ejercitar los músculos del manguito rotador externo de los hombros también ayuda a equilibrar los fuertes rotadores internos que desarrolla la natación. Restaura tus pectorales a una longitud cómoda y estira y ayuda a evitar que los hombros rueden hacia delante y que tu espalda se doble.

Consideraciones

Nadar no tiene tantas lesiones asociadas a ella como los deportes de más alto impacto, pero las lesiones del hombro igual ocurren. La prevención de lesiones requiere estirar y fortalecer los músculos débiles, incluidos los pectorales. La construcción de un núcleo abdominal fuerte te proporciona estabilidad y una base de potencia sobre la cual desarrollas una brazada fuerte y eficiente, de acuerdo con Coachesinfo.com.

Más galerías de fotos



Escrito por barrett barlowe | Traducido por mariano abrach