Cómo nadar con la cabeza hacia arriba

Si te gusta el polo acuático o necesitas nadar de manera efectiva sin sumergir la cara, nadar con la cabeza hacia arriba es esencial. Te permite estar alerta de tu ubicación y de la meta mientras nadas. Las personas entrenadas como guardavidas y en el rescate en el mar también nadan con sus cabezas hacia arriba para no perder la vista de la persona que intentan rescatar.

Giro de hombro

Dar una brazada de estilo libre tradicional con la cabeza en el agua incluye rotar el torso. Esta rotación también te permite girar la cabeza a un lado mientras respiras. Nadar con la cabeza hacia arriba requiere reducir la rotación de tu hombro mientras mantienes la cabeza estable. Utiliza la parte superior de tus hombros como puntos de giro mientras extiendes los brazos durante cada brazada, pero no permitas que la cabeza gire mientras lo haces.

Rotación de cadera

Cuando nadas con tu cabeza sobre el agua, las caderas se convierten en una paleta de dirección virtual para el resto de tu cuerpo. Maximizar la rotación de la cadera ayuda a dirigir tu cuerpo por el agua. Rota tus caderas lo más que puedas hacia cualquier brazo que esté dando la brazada en el agua. Por ejemplo, cuando el brazo izquierdo da la brazada, el hueso de la cadera izquierda debería estar perpendicular a la base de la pileta. Rotar la cadera completamente con cada trazo reduce la tensión en los hombros y hace que sea menos difícil mantener la cabeza sobre la línea del agua.

Acorta las brazadas

Siempre que tu cuerpo no esté plano sobre el agua, como cuando estás nadando con la cabeza arriba, la mitad inferior comienza a hundirse. La brazada estándar de estilo libre termina en tu cadera, pero hacer esto con la cabeza en alto hará que la mitad inferior pierda la inercia. Acortar las brazadas para que terminen en la parte inferior del torso en lugar de la cadera evita que te hundas. Para una propulsión efectiva, las brazadas más cortas deben ser poderosas y rápidas para compensar el largo reducido.

Patada dura

Utiliza tu pierna entera para producir una patada potente que evite que la mitad inferior se hunda en el agua cuando la cabeza esté hacia arriba. Una patada adecuada produce un poco de salpicaduras porque los pies están completamente sumergidos. Patear debajo del agua mueve más agua, lo que genera más inercia. Patear en la superficie es un desperdicio de energía porque la mitad de lo que estás moviendo es aire, lo que no aumentará tu velocidad de nado. Mantener un movimiento rítmico y fluido a partir de los muslos a través de los pies te ayuda a propulsar tu cuerpo a través del agua a pesar de la posición de tu cabeza.

Más galerías de fotos



Escrito por christina schnell | Traducido por sebastian castro