¿Nadar es bueno para las embarazadas?

La natación es uno de los mejores ejercicios recomendados para las mujeres embarazadas, de acuerdo con la American Pregnancy Association. Este deporte es un excelente ejercicio cardiovascular sin ejercer presión sobre las articulaciones y los ligamentos, y se puede llevar a cabo a lo largo de los tres trimestres del embarazo. Antes de iniciar una rutina de natación, sin embargo, habla con tu proveedor de atención médica acerca de tus intenciones. Aunque la natación se considera generalmente una actividad segura para las mujeres embarazadas, podría afectar negativamente a las mujeres que tienen embarazos complicados o de alto riesgo.

Beneficios

La natación es un ejercicio aeróbico con múltiples beneficios para la madre y el bebé. Entre otras cosas, mejora la circulación de sangre al feto, mejora el uso del oxígeno en el cuerpo, fortalece y tonifica los grandes grupos musculares en los brazos y las piernas, y alivia molestias físicas relacionadas con el embarazo. La natación también presenta un bajo riesgo de sobrecalentarse, uno de los aspectos más peligrosos del ejercicio durante el embarazo. Por último, muchas mujeres, particularmente aquellas al final del embarazo, disfrutan de la natación, porque la flotabilidad del agua puede aliviar la tensión en la espalda y les permite sentirse temporalmente ingrávidas.

estilo braza

BabyCenter.com recomienda el nado de pecho como la técnica de natación más beneficiosa para las mujeres embarazadas. A diferencia del crol, esta no requiere el giro del torso, que puede ser incómodo y perjudicial para la espalda. También, como el embarazo a menudo obliga a los hombros y la columna vertebral a redondearse, y empuja la pelvis fuera de posición, ella puede contrarrestar esta tendencia, ya que estimula suavemente el cuerpo a permanecer adecuadamente alineado.

Estilo de espalda

El jurado parece no estar de acuerdo en si el estilo de espalda es un movimiento aceptable para las mujeres embarazadas. Después del primer trimestre, se recomienda a las mujeres que no se acuesten sobre la espalda por miedo a que la presión de la gravedad comprime una vena principal en el pecho y dificulte el flujo sanguíneo. Algunos expertos aconsejan a las mujeres embarazadas no nadar de esta forma por esta razón. BabyCenter.com, sin embargo, dice que debido a que el agua minimiza los efectos de la gravedad en el estómago, lo puedes hacer de manera segura. Si decides nadar de espalda, para a la primera señal de malestar o mareos.

Frecuencia

El American Congress of Obstetricians and Gynecologists recomienda que las mujeres con embarazos sin complicaciones hagan ejercicio al menos 30 minutos al día, la mayoría de los días de la semana, con la aprobación de sus médicos. 30 minutos, tres o cuatro veces por semana pueden ser muy beneficiosos para las mujeres con embarazos de bajo riesgo. Si no estás acostumbrada a nadar, empieza poco a poco, aumentando tu tiempo media hora a la vez.

Precauciones de seguridad

Al nadar y estar rodeada de agua, es fácil olvidarte de mantenerte bien hidratada. La deshidratación puede causar calambres y contracciones, así que asegúrate de beber un vaso de agua antes, durante y después de tu entrenamiento. También debes escuchar con atención a tu cuerpo mientras haces natación y tomar un descanso o detenerte si te agotas, te sientes débil o mareada.

Más galerías de fotos



Escrito por barbara diggs | Traducido por eva ortiz