Cómo nadar sin que el aire entre a tu estómago

Para el nadador principiante o intermedio, la inflamación, los eructos y el dolor de estómago suelen venir después de nadar por mucho tiempo. Esto suele ser debido a la aerofagia, es decir, el acto de ingerir aire al nadar. Las causas potenciales de esto al andar pueden ser variadas, pero la técnica, los hábitos alimenticios y las comidas antes de andar contribuyen a este malestar. Con estas causas potenciales en mente, trata de enfocarte en cada una para determinar cuál está causando que tragues aire al nadar.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Instrucciones

  1. Elimina la goma de mascar y las bebidas carbonatadas de tu dieta. Limita tu consumo de ambos productos si no puedes eliminarlos.

  2. Limita tu consumo de comidas grasientas, chocolate, bebidas con cafeína y menta, pues todos estos productos contribuyen al malestar estomacal al nadar.

  3. Reduce la cantidad de comida ingerida antes de nadar y evita comer por completo unas horas antes de tu viaje a la piscina. Comer comidas pesadas antes de andar puede atrapar el aire en tu estómago. Cambiar de una posición vertical a una horizontal puede provocar que el aire cambie de posición y potencialmente incremente tu incomodidad.

  4. Come comidas ligeras con más frecuencia durante el día y toma bocados más pequeños al comer. Evita hablar mientras comes y trata de vigilar cuánto aire entra en tu boca en cada mordida.

  5. Limita tu consumo de lácteos y azúcares simples antes de ir a la piscina, pues ambos incrementa la producción de gas y pueden atrapar el gas en tu estómago.

  6. Cálmate antes de nadar. Trata de estirarte, hacer yoga u otras actividades relajantes. Estar nervioso provocará que tomes bocanadas de aire más grandes de lo normal, incrementando potencialmente la cantidad de aire que tragarás mientras nadas.

  7. Controla tu respiración y evita tomar bocanadas de aire grandes. Incrementa tu ritmo de respiración para evitar tomar más aire del necesario. Por ejemplo, si usualmente respiraras cada tercer brazada mientras haces el crol, trata de tomar bocanadas más pequeñas en cada para de brazadas.

  8. Respira a través de la nariz cuando puedas. Aunque existen una asociación entre tu boca y el tragar, no hay tal vínculo con tu nariz. Practica diferentes estilos de nado mientras respiras por la nariz.

Consejos y advertencias

  • Aunque quizás resulte más fácil respirar por tu nariz mientras nadas de dorso o pecho, es posible entrenarte para hacer lo mismo con otros estilos.
  • Haz cualquier cambio antes de nadar en una competición. Aunque alterar tu frecuencia o las técnicas de respiración pueden hacerte lento al principio, esta pérdida de velocidad será mínima con la práctica. Además, al reducir la incomodidad producida por la aerofagia producirá ganancias de velocidad superiores a la pérdida en velocidad inicial.

Más galerías de fotos



Escrito por matthew lee | Traducido por eduardo moguel