Cómo nadar bajo el agua sin taparte la nariz

Puede que desees nadar bajo el agua pero que aún no seas capaz de hacerlo sin taparte la nariz. Aprender el control de la respiración comienza relajándote en el agua, sintiéndote cómodo con el contacto del agua con tu rostro y sumergiéndote. Si ya estás cómodo, ésto sólo te llevará algunas sesiones en el agua. Si no, tómate cuatro a seis semanas, o el tiempo que sea necesario.

Nivel de dificultad:
Moderadamente difícil

Instrucciones

  1. Comienza en agua poco profunda o en la bañera. Ahueca las manos y sostenlas a la altura del pecho. Mantén las manos y la cara fuera del agua. Inhala por la boca, cierra los labios y exhala por la nariz. Siente el aliento exhalado en las manos ahuecada. Ahora llena tus manos con agua. Inhala por la boca y cierra los labios. Desciende la nariz al agua dentro de tus manos y exhala por cinco segundos. Levanta la cabeza y repite hasta que te resulte fácil. Incrementa el tiempo de exhalación a 10 segundos.

  2. Desciende las manos ahuecadas dentro del agua, pero deja que los pulgares permanezcan en la superficie. Inhala y desciende la nariz al agua dentro de las manos y sopla burbujas por 10 segundos. Continúa hasta que te resulte sencillo. Sumerge tus manos ahuecadas dos pulgadas y repite. Quita las manos y hazlo de nuevo. Continúa hasta que el ejercicio no te presente dificultad. Puede que el proceso parezca lento, pero si te apresuras y te asustas en cualquier momento, has ido demasiado rápido.

  3. Comienza con un compañero en el lado menos profundo de la piscina. Sostén una de las paredes de la piscina. Inhala por la boca, sumerge la cabeza y sopla burbujas por la nariz durante 10 segundos. Sal del agua e inhala por la boca, sumérgete y sopla burbujas por la nariz por 10 segundos más. Establece una meta de 3 respiraciones de 10 segundos consecutivas, sumergido y exhalando por la nariz. Incrementa la cantidad de a uno hasta que puedas hacer 10 respiraciones consecutivas de 10 segundos. Practica hasta haber dominado por completo la técnica. Puede llevarte una sesión o algunas semanas.

  4. Usa la habilidad de controlar la respiración para explorar. Suelta la pared. Con los pies en el fondo de la piscina, inhala por la boca, sumérgete y exhala 10 burbujas por la nariz durante 10 segundos. Párate y lleva la cabeza fuera del agua e inhala por la boca. Sumérgete y repite el ejercicio hasta que te sea sencillo. A continuación, sumérgete y toma un objeto del fondo de la piscina. Si puedes controlar la respiración para hacerlo, todo lo que necesitas es más práctica.

Consejos y advertencias

  • Siempre nada cerca de guardavidas vigilando. Nada con un compañero.

Más galerías de fotos



Escrito por lynne shaw | Traducido por mike tazenda