Cómo nadar en agua fría ayuda a quemar calorías

Nadar es un excelente ejercicio aeróbico de nivel moderado y un buen quemador de calorías. La temperatura del agua fría puede incrementar esta quema de calorías. Sin embargo, las bajas temperaturas también pueden conducir al consumo de más calorías. Si tu objetivo es perder peso, nadar en agua fría puede ser un arma de doble filo.

Calorías quemadas

Un estudio realizado en la University of Florida mostró que se quema una cantidad de calorías ligeramente mayor al ejercitar en agua fría en lugar de hacerlo en agua tibia. En el estudio, los hombres que ejercitaron durante 45 minutos en agua con una temperatura de 68 grados quemaron un promedio de 517 calorías. Los hombres que ejercitaron en agua con una temperatura de 91.4 grados quemaron 505 calorías, en promedio.

Cómo funciona

La grasa parda es un tipo de grasa corporal que ayuda a controlar la temperatura de tu cuerpo. Esta grasa quema calorías para generar calor. En temperaturas más frías la grasa parda quema más calorías para mantener la calor corporal. Además, cuando tu cuerpo está frío, tu sangre se mueve más cerca del centro de tu cuerpo con el fin de mantener el calor de tus órganos vitales. Esto acelera el trabajo de tu corazón y tus pulmones, lo que a su vez quema más calorías.

Incremento del apetito

Ejercitar en agua fría puede incrementar significativamente tu apetito. Se descubrió que los participantes observados en el estudio de la University of Florida consumieron un promedio de 44 por ciento más de calorías inmediatamente después de nadar en agua fría, en comparación a cuando ejercitaron en agua tibia. Sé consciente de las calorías que consumes después de nadar para evitar este problema.

Consejos y advertencias

Con el fin de perder peso, combina una alimentación saludable con una rutina de ejercicios regular. Las actividades aeróbicas, como nadar, deberían realizarse durante un periodo de 30 a 60 minutos por sesión. Además de los posibles beneficios de nadar en agua fría, es importante recordar que las bajas temperaturas también pueden contribuir a la hipertensión arterial y a la reducción de la inmunidad. Habla con tu médico antes de agregar la natación a tu rutina de ejercicios.

Más galerías de fotos



Escrito por susan presley | Traducido por paulo gutierrez