Cómo hacer muslos de pollo en salmuera

Aunque técnicamente una carne oscura, los muslos de pollo son un término medio agradable para los amantes de la carne oscura o blanca. Son más tiernos, sabrosos y jugosos que la carne blanca, sin el sabor pronunciado de la carne oscura. La salmuera da más humedad y sabor a la carne y la protege de secarse si las sobrecocinar un poco. Puedes colocar sólo agua salada o añadir agentes saborizantes a la salmuera para que además sea un adobo.

Escoger un recipiente

Seleccionae un recipiente adecuado para colocar los muslos de pollo en salmuera. Un plato o contenedor de plástico o vidrio es mejor, pero también sirve una olla de acero inoxidable. No utilices cobre, aluminio u otros utensilios reactivos, ya que pueden dañarse por la sal u otro componente ácido que puedas utilizar para el proceso de salado. El recipiente debe ser lo suficientemente grande para contener todos los muslos de pollo y sumergirlos completamente en el agua. También tiene que caber en tu refrigerador.

Elige tus líquidos

El agua es la base de la salmuera común. Úsala sola o mézclala con una cantidad igual de otro líquido que imparta un sabor deseable en los muslos de pollo. Considera los sabores en la receta que estás preparando y elige algo complementario. Las opciones incluyen vino, vinagre, té, cerveza, caldo, sopa o jugo. El vinagre, vino, cerveza y caldo funcionan bien para los muslos de pollo. Si usas jugo o té, considera que a veces imparten un sabor desagradable que podría impactar en tu plato terminado. Llena tu envase con suficiente líquido para cubrir los muslos de pollo.

Sala los líquidos

No es salmuera sin sal, pero no tomes la sal de mesa. La sal sólo funciona si no contiene yodo, que se encuentra en la mayoría de las sales de mesa. Si tienes sal no yodada, utiliza aproximadamente 1/4 de taza por cada 4 tazas de líquido para la salmuera. De lo contrario, usa 1/2 taza de sal kosher cristal o 1/3 de taza de sal kosher para la misma cantidad de líquido. Las cantidades se distinguen debido a que los distintos tipos de sal no pesan lo mismo por volumen. Mezcla la sal hasta que se haya disuelto.

Sabor de los líquidos

Para añadir más sabor a tus muslos de pollo, utiliza condimentos complementarios en la salmuera. Comienza con un agente dulce para equilibrar la sal. El azúcar y azúcar morena funcionan bien, pero otras opciones, como el jarabe de arce, la melaza o la miel, añaden más profundidad de sabor. Combina con la cantidad de sal o utiliza un poco menos. Las especias y hierbas frescas o secas también funcionan en la salmuera. Añade lo que esté indicado en la receta que estás siguiendo o elige un condimento tradicional o dos, como albahaca, hojas de laurel, tomillo, orégano, romero, ajo, cebolla o ajo en polvo. Para dar un toque especial, un ají picante en polvo hará el truco, pero no exageres. Una buena regla general es agregar condimentos a gusto, pero siempre prueba antes de añadir el pollo crudo.

Remoja el pollo

Una vez que se prepara la salmuera, coloca los muslos de pollo. Si no usas suficiente líquido para sumergir completamente, agrega más según sea necesario. Pon los muslos en el refrigerador y déjalos ahí durante una a dos horas. No dejes en la salmuera, de lo contrario los muslos de pollo quizás queden demasiado salados y tu carne puede tener una textura inapropiada. Utiliza el pollo en tu receta favorita. Omite la sal, pero ten en cuenta que el pollo en salmuera puede cocinarse más rápidamente, así que prueba tu plato a menudo durante la cocción. Desecha la salmuera después, puesto que está contaminada por los muslos crudos. No hiervas para que sea seguro de utilizar en una salsa, pues va a ser demasiado salado para el uso.

Más galerías de fotos



Escrito por jon mohrman | Traducido por analia moranchel