Cómo tener unos muslos delgados rápido

Tener unos muslos delgados requiere un enfoque diligente en tu nutrición y entrenamiento. Puedes esperar ver cambios significativos en dos a tres meses si sigues una estrategia de entrenamiento efectiva, combinada con un plan de nutrición. Es importante recordar que reducir la grasa en un solo sitio es un mito, por lo que aunque tus muslos se beneficiarán con este plan, también verás resultados en todo tu cuerpo.

Comienza con la dieta

Para adelgazar tus muslos, necesitas comenzar con perder grasa. Perder cualquier cantidad apreciable de grasa corporal, y mantenerla lejos, depende en gran medida de tu dieta. Concéntrate en comer alimentos naturales, como carnes magras, pescados, huevos de aves, verduras, nueces, semillas, frutas y algunos lácteos y granos enteros. Incluye proteína en cada comida, junto con muchas verduras frescas. Incluye una fuente de grasa como nueces o aguacates, junto con una porción pequeña de carbohidratos como batatas o granos enteros. Para realmente impulsar la efectividad de tu dieta, elimina todas las bebidas azucaradas de tu dieta, incluyendo al té y café endulzado, sodas y jugos de frutas.

Entrena para cumplir tus metas

Adelgazar tus muslos requiere un tipo específico de entrenamiento. Concéntrate en el entrenamiento cardiovascular con unas cuantas sesiones regulares de entrenamiento de fuerza. Por ejemplo, puedes correr a un 75% de tu capacidad por 30 minutos y después caminar por 20 minutos al 25% de tu capacidad. Hazlo dos o tres veces a la semana. Haz otras dos sesiones a la semana con pesas, usando pesas de mano (dumbbells) para hacer tres sets de 20 zancadas caminando (walking lunges), 20 sentadillas de una pierna alternando (alternating single leg squat), 10 sentadillas de copa (goblet squats) y 20 levantamientos muertos con una sola pierna y alternando (alternating single leg deadlifts). Sigue esta rutina con una caminata de 20 a 30 minutos para quemar la energía extra.

Considera a tus hormonas

Las hormonas tienen un papel significativo en tu pérdida de peso, particularmente en la parte inferior de las mujeres. El estrógeno y la progesterona pueden limitar la liberación de la energía almacenada en las células grasas debido a la gran concentración de anticonceptivos o inhibidores ambientales (compuestos que imitan a las hormonas como la cafeína, soya y BPA). Para mejorar la liberación de energía de la grasa, limita tu exposición a estos inhibidores ambientales. Puedes mejorar la apariencia de la celulitis y de los depósitos de grasa con la técnica de peinado en seco (dry brushing), tomando mucha agua y comiendo muchas verduras con fibra. Otras hormonas con las que necesitas tener cuidado son la grelina, la leptina y CKK, las que controlan el hambre y la distribución de energía. Activar la hormona del crecimiento a través de tus rutinas de fuerza también mejorará tu pérdida de peso.

Sé realista

Aunque comenzarás a ver resultados en tus muslos en las tres o cuatro primeras semanas con tu nueva rutina de ejercicio y dieta, los cambios sustanciales toman tiempo. La reducción de grasa en un solo lugar es un mito, por lo que todo tu cuerpo se beneficiará de los cambios, además de tus muslos. Es importante reconocer que aunque puedes ver resultados rápidos con esta nueva rutina, si quieres que los cambios se mantengan, tienes que ser consistente. Entrenarte y comer bien por dos meses producirá cambios, pero hacerlo por toda la vida te permitirá conseguir y mantener el cuerpo que quieres y te ayudará a sentirte llena de confianza.

Más galerías de fotos



Escrito por lau hanly | Traducido por ana maría guevara