Cómo saber si tu muslo está distendido o contracturado

La actividad física regular es esencial para mantener tu peso y la salud. La desventaja es que puede desencadenar lesiones como distensiones o contracturas en el muslo. Cuando los músculos isquiotibiales en la parte posterior de tu muslo acaben lesionados, pueden ser dolorosos e interferir con tu movimiento. La buena noticia es que la mayoría de las lesiones de isquiotibiales pueden ser tratadas eficazmente con remedios leves y no quirúrgicos.

Nivel de dificultad:
Moderadamente difícil

Instrucciones

  1. Presta atención a cualquier dolor repentino, rigidez o debilidad en la parte posterior de tu muslo. Las distensiones de los isquiotibiales ocurren generalmente al practicar actividades tales como carreras de velocidad, baloncesto o bailar.

  2. Comprueba si el dolor es localizado, lo que significa que puedes cubrir la zona afectada con el dedo. Esta será la señal de que has sufrido una distensión leve o de grado 1.

  3. Revisa tu muslo para para detectar cambios de coloración, que puedan ser negros o azules, o si estás cojeando, ya que estos son síntomas de un tirón de isquiotibiales de segundo grado, según Nicholas Institute of Sports Medicine and Athletic Trauma.

  4. Fíjate si tienes una pérdida significativa de la función en la pierna, por ejemplo, no puedes pararte sobre la pierna sin que duela o no te puedes enderezar. Siente la parte posterior de la pierna para ver si el músculo se ha "hecho una pelota". Estos síntomas indican un gran desgarro del músculo o una distensión de grado 3. También experimentarás la descoloración dada por una hemorragia significativa en el músculo, si padeces de una distensión de tercer grado.

Consejos y advertencias

  • Las distensiones de los isquiotibiales ocurren a menudo al disminuir la velocidad durante una carrera de velocidad o al cambiar de dirección, de acuerdo con Margaret T. Leone del Rehabilitation Institute of Michigan.
  • Los músculos tensionados y débiles y la fatiga muscular aumentan el riesgo de torceduras en el tendón. Haz ejercicios para fortalecer los músculos y deja la actividad cuando te sientas cansado de entrenar con pesas.
  • Aplica inmediatamente el tratamiento RICE después de una torcedura de tendón de grado 1 o 2. Descansa o toma un descanso de la actividad. Coloca hielo sobre el área afectada durante 10 a 15 minutos dos a tres veces al día. Comprime o envuelve tus isquiotibiales con un vendaje o una faja de compresión. Eleva la pierna tanto como sea posible.
  • El elongamiento suave reduce la rigidez causada por una distensión en el muslo y los ejercicios de fortalecimiento se pueden añadir más tarde cuando la pierna sana, según la American Academy of Orthopaedic Surgeons.
  • Las distensiones de grado 3 son el tipo más grave de tirones de los músculos isquiotibiales y requieren de atención médica inmediata. Las distensiones de grado 2 por lo general responden a la terapia RICE, pero es posible que desees consultar a tu médico para recibir tratamiento adicional.
  • No apliques calor durante los primeros tres o cuatro días después de la lesión, aconseja NISMAT ya que puede empeorar la hemorragia y la inflamación en el músculo.
  • Nunca apliques hielo directamente sobre la piel, ya que puede causar daño a los nervios. Coloca una toalla o paño entre tu piel y la compresa de hielo.

Más galerías de fotos



Escrito por kay uzoma | Traducido por priscila caminer