¿Qué músculos se utilizan cuando se monta una bicicleta?

Músculos de las piernas

Según www.ultracycling.com, los principales músculos utilizados en el ciclismo son los músculos de los glúteos, los cuádriceps, los isquiotibiales y los músculos de la pantorrilla. Los cuádriceps son los músculos grandes en la parte frontal del muslo que son responsables de enderezar la pierna y empujar el pedal hacia abajo en dirección el suelo. El glúteo mayor y el glúteo medio se encuentran en las nalgas y se encargan de empujar el pedal hacia delante en la parte superior del pedaleo. Los tendones de la corva se encuentran en la parte posterior del muslo, y trabajan con el músculo de la pantorrilla para levantar el pedal hacia arriba desde la parte inferior del pedaleo. Todos estos músculos trabajan juntos para darte potencia al pedalear y resistencia durante el manejo. El tipo de conducción que haces utiliza algunos de estos músculos más que otros. Si el terreno es montañoso, los cuádriceps hacen la mayor parte del trabajo al subir las colinas. Al estar de pie para llegar a una colina, los músculos de los glúteos estarán más comprometidos. En la velocidad de trabajo o al andar contra el viento participan más todos los músculos de la pierna.

Los músculos de apoyo

Los otros músculos exteriores de las piernas se usan como músculos de apoyo al andar en bicicleta. Dependiendo del terreno y del manillar que se usa, se involucrarán los músculos superiores del cuerpo. Esto sucede cuando se está parado para subir una colina y se tira hacia arriba en el manillar para conseguir más poder, lo que implica el uso de los músculos bíceps. Al utilizar barras de descanso y descansar tu cuerpo superior sobre ellas mientras conduces, los músculos tríceps, ubicados en la parte posterior del brazo superior, se utilizan para apoyar el peso del cuerpo. También, en menor medida, los músculos en la región de la espalda y del abdomen se utilizan para la estabilización mientras estás sobre la bicicleta.

Beneficios

El ciclismo tiene muchos beneficios físicos. Si se hace con frecuencia y con la suficiente intensidad, te ayudará a quemar calorías, perder grasa, mejorar el funcionamiento del corazón y los pulmones y a trabajar los principales músculos de todo tu cuerpo. Los músculos responderán de manera cada vez más fuerte, lo que generará un cuerpo más delgado, más en forma y con más resistencia.

Más galerías de fotos



Escrito por deborah dunham | Traducido por javier enrique rojahelis busto