¿Qué hace que los músculos tiemblen durante el ejercicio?

Los temblores musculares relacionados con el ejercicio pueden pasarle a cualquiera, sin importar el nivel de condición física, edad o género. Pueden ser causados por una variedad de factores y malas elecciones. Debido a que a veces pueden ser señal de una condición subyacente más serio, es importante entender por qué puede producirse el temblor muscular durante el ejercicio y cómo se puede tratar.

Síntomas

Los temblores en los músculos durante el ejercicio puede variar de leves a extremos. Cualquier músculo del cuerpo puede ser afectado, incluyendo las piernas, abdominales y brazos. Las sacudidas a veces son incontrolables y pueden ocurrir cuando los músculos están haciendo un esfuerzo o incluso mientras están en reposo. Otros síntomas pueden incluir cansancio, calambres y disminución del rendimiento muscular. Tus músculos pueden incluso rendirse si la vibración es muy severa, provocando que colapses.

Causas

Los temblores relacionados con el ejercicio se producen cuando los músculos se acortan y alargan de forma natural con la actividad física. Aunque esta acción se hace menos notable a medida que tus músculos se vuelven más fuertes, se puede desarrollar si tus músculos no están habituados al tipo de ejercicio que estás realizando, si aumentas la intensidad del ejercicio o haces ejercicio por un largo tiempo sin tomar descansos adecuados. Tu cuerpo también libera subproductos metabólicos como el ácido láctico cuando haces ejercicio, lo que puede causar temblores y fatiga. La nutrición y la hidratación inadecuada también pueden desencadenar temblores. Consulta a un médico si un los temblores son severos o persisten mucho tiempo después de hacer ejercicio. Podría ser un síntoma de una condición médica subyacente, como la enfermedad de Parkinson o un temblor esencial.

Tratamientos

Disminuye la intensidad de tu entrenamiento y toma descansos cuando sea necesario. Descansa durante alrededor de un minuto entre cada serie de ejercicios o hasta que puedas recuperar el aliento. Los grupos de músculos grandes, como los muslos y las nalgas, pueden requerir hasta tres minutos entre series. Detente y toma un vaso de agua o un tentempié rico en carbohidratos si sospechas que tus temblores son producto de la deshidratación o desnutrición.

Prevención

La revista "Real Solutions" recomienda moverse mientras se descansa entre ejercicios o series. Por ejemplo, caminar o cambiar a otro grupo muscular en lugar de sentarse. Esto ayudará a tus músculos a recuperarse más fácilmente luego de un ejercicio intenso. Enfría disminuyendo gradualmente tu actividad y permite que tu ritmo cardíaco vuelva lentamente a la normalidad en un periodo de cinco minutos. Esto ayudará a eliminar los subproductos metabólicos de la sangre y los músculos, lo que ayuda a reducir los temblores y la fatiga.

Más galerías de fotos



Escrito por rose erickson | Traducido por martin santiago