Músculos de excursión contra músculos de carreras

Ir de excursión y correr son excelentes formas de ejercitarte. Cada una brinda beneficios cardiovasculares y pulmonares, y trabajan los principales grupos musculares, así que mejora tu resistencia, fuerza y tono muscular. Usas muchos de los mismos músculos para cada actividad pero a distintas intensidades. Un núcleo fuerte es crucial en ambas.

Cuádriceps

El cuádriceps, músculo en la parte frontal de tus muslos, es el principal en uso tanto para excursionismo como para correr. Son músculos grandes, organizados en porciones discretas que permanecen conectadas entre sí a través de la parte superior de las piernas. Estas dos actividades comprometen todas las porciones del músculo para impulsar al cuerpo hacia adelante durante los pasos.

Isquiotibiales

Los isquiotibiales trabajan en conjunto con los cuádriceps. Los músculos actúan en pares coordinados. Un grupo muscular, denominado agonista, jala al cuerpo en una dirección, y el grupo opuesto lo jala a su lugar original. Los isquiotibiales jalan al cuádriceps cuando cambias tu peso durante la excursión o la carrera. Los que se dedican a excursionismo tienen mayores probabilidades de recaer sobre los isquiotibiales que los corredores. Correr involucra un movimiento de salto menos estresante para los isquiotibiales que la extensión en el piso durante la excursión.

Pantorrillas

Los músculos de las pantorrillas son clave para ambas actividades. Durante el excursionismo, pueden cambiar los niveles de uso. Si realizas esta actividad en terreno plano, la flexión y extensión natural de caminar es menos estresantes que si cargas una pesada mochila cuesta arriba. El especialista en entrenamiento de fuerza y acondicionamiento Coutenay Schurman recomienda que los excursionistas realicen estiramientos de pantorrilla con regularidad antes, durante y después de la actividad para evitar lesiones. Al correr, las pantorrillas son secundarias de los muslos y asisten en la flexión del tobillo y rodilla para el adecuado aterrizaje, lo que lleva a absorción del impacto.

Glúteos

Los glúteos son los tres músculos de la parte de atrás. Se extienden por las caderas y se usan para dar soporte a tu tronco durante ambas actividades. cuando corres, los glúteos te mantienen erecto en conjunto con los flexores de la cadera. Durante el excursionismo, pueden trabajar más, debido a que funcionan como apoyo de tu peso corporal más el peso de tu mochila.

Caderas

Mantener las caderas ágiles y flexible es importante para evitar lesiones al realizar cualquier actividad. Estos músculos sostienen la flexión de cadera durante una excursión y una carrera. Cuando vas de excursión, apoyan los glúteos y la espalda baja para evitar la tensión y absorber los golpes. Cuando corres, realizan las mismas funciones, pero requieren más agilidad y fuerza, ya que el impacto de correr en las articulaciones es mucho mayor que durante las travesías.

Hombros

Los hombros se utilizan más cuando vas de excursión que cuando corres. Esto se debe a que están llevando el peso cuando vas de excursión. Unos hombros fuertes te permiten llevar tu mochila sin el peso hundiéndose en tu espalda baja o en otros músculos del núcleo, lo que crea la tensión dolorosa y puede descarrilar tu aventura. Cuando corres, los hombros no se utilizan mucho, pero evita encorvarlos por tus oídos mientras te cansas, ya que esto creará fatiga y da lugar a la posibilidad de lesiones.

Abdominales

Los músculos abdominales se utilizan para la fuerza del núcleo para apoyar ambas actividades. Al correr, trabajan junto con los glúteos para mantenerte en posición vertical. Cuando vas de excursión, todavía ayudan con la postura, pero pueden trabajar, además de llevar la mochila. Los músculos abdominales fuertes te ayudarán a evitar lesiones en la espalda durante las carreras y el senderismo.

Más galerías de fotos



Escrito por rachel moran | Traducido por arcelia gutiérrez