¿En qué músculos se enfocan las máquinas de remo?

Una máquina de remo para acondicionamiento permite un ejercicio de bajo impacto. No solo ofrece ejercicios intensos cardiovasculares, sino que también se enfocan y tonifican varios músculos. De acuerdo con American College of Sports Medicine, ACSM (Colegio de Medicina del deporte de los Estados Unidos), el remar es un tipo de ejercicio que involucra los músculos de la parte superior e inferior del cuerpo. Un ejercicio frecuente de remo puede ayudar a desarrollar la fuerza muscular y la resistencia de los principales músculos corporales.

Espalda

Los músculos de la espalda son ampliamente considerados en una máquina de remo. Específicamente los músculos del trapecio, el romboide y el dorsal ancho. El trapecio y el romboide actúan juntos para estabilizar y replegar o jalar juntos los omóplatos. El dorsal ancho es un poderoso músculo que juega un papel importante, en llevar hacia abajo el brazo en un fuerte golpe, como se ve en la natación y el remo.

Brazos

La región del brazo se usa ampliamente mientras se rema. Tus músculos deltoide posterior se activan y funcionan al unísono con los músculos de la espalda, para completar el movimiento de remo de la parte superior del cuerpo. Los bíceps y los antebrazos son también empleados en cada flexión del brazo.

Centro

Si haces los movimientos adecuados al remar, entonces tu centro está involucrado con el ejercicio completo. Tus músculos abdominales son cruciales para los movimientos fuertes requeridos en las máquinas de remo y son un componente crítico en coordinar tu cuerpo superior e inferior, para completar el movimiento de una forma fluida.

Piernas

Los músculos cuadríceps y los tendones de las piernas están en movimiento constante durante un ejercicio de remo. Tus piernas funcionan para impulsar tu cuerpo hacia atrás en la fase del movimiento de jalar. Después de un ejercicio en una máquina de remo, puedes estar seguro de que tus piernas han sido ampliamente utilizadas.

Más galerías de fotos



Escrito por jen weir | Traducido por elizabeth garay ruiz