¿Qué músculos se ejercitan al jugar "vencidas"?

Llamarlos duelos de pulso o vencidas es un mal término. Para tener éxito en las vencidas, debes poner todo tu cuerpo superior en movimiento mientras inmovilizas a tu oponente. Algunos músculos, como los de tu antebrazo, son más importantes que otros, pero todos ellos trabajan juntos para darle a tu brazo el poder de derrotar a tu competidor.

Manos y antebrazos

Algunos de los músculos más esenciales en las vencidas están en las manos y los antebrazos. Un apretón fuerte ayuda a controlar el movimiento y a veces obligando a que el agarre de tu oponente sea más suelto o empuje hacia su muñeca atrás para darte el impulso necesario para aplicarle una pinza. La fuerza en el apretón de mano y la fuerza en el antebrazo están íntimamente ligadas, y los músculos del antebrazo son clave para ayudar a mantener el codo trabado y en su lugar sobre la mesa.

Otros músculos del brazo

El resto de tu brazo es clave para estabilizar y bloquear tu codo y proporcionar presión para empujar el brazo de tu oponente. Tus bíceps y tríceps trabajan juntos para mantener el brazo firme mientras luchas contra tu competidor. Muchos competidores de vencidas gustan de jalar sus codos hacia sus cuerpos después de agarrar los brazos de sus oponentes, y tus bíceps y tríceps son cruciales para hacer este movimiento.

Hombros y espalda

Poner tus hombros en acción te da más poder cuando vas tras la victoria. Cuando crees que tu oponente está posicionad para perder (como cuando haces retroceder su mano más allá del centro) gira tu cuerpo para que quede ligeramente por fuera del brazo con el que estás jugando. Esta posición te permite aprovechar el poder de los músculos del hombro, especialmente el deltoides, para empujar hacia abajo la mano de tu oponente. Los músculos de tu espalda superior se contraen y añaden fuerza a tus músculos del hombro, estabilizándolos mientras giras tu cuerpo.

Pecho y estómago

Los músculos pectorales en tu pecho también añaden energía mientras giras el hombro para terminar a su oponente. Estos músculos se conectan a través del hombro a los bíceps, añadiéndoles estabilidad durante la batalla. Apretar tus abdominales mientras juegas vencidas atrae fuerza de tu corazón para ayudar a mantener tu cuerpo estable, permitiéndote centrarte exclusivamente en mantener tu antebrazo vertical hasta que puedas aplastar a tu competidor.

Más galerías de fotos



Escrito por rob harris | Traducido por jorge escobar